Durante meses, prácticamente desde que inició la pandemia de Covid-19, la oposición en México ha pedido que se realicen “pruebas masivas”.

Todos los días lo repiten: más pruebas, más pruebas, más pruebas.

Usan esta demanda como arma para atacar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Incluso algunos se atreven a afirman que hay pandemia porque “no se hacen pruebas”.

Hubo gobernadores que se confrontaron con el gobierno federal porque no se “testeaba” al mayor número de la población.

Las autoridades de salud a nivel federal han explicado muchas veces que, para el caso mexicano, y según la vigilancia epidemiológica que se sigue, no aplica el realizar el mayor número de pueblas posible.

Incluso ayer, Hugo López-Gatell lo mencionó una vez más en la conferencia de prensa vespertina:

Y la razón es muy obvia y la hemos comentado, en México estamos interesados en utilizar eficientemente las pruebas de laboratorio para guiar las acciones de salud pública. En muchos de los otros países, por razones distintas, pero se atendió una inquietud del deseo personal de hacerse la prueba”.

Muchas veces, los de la oposición han citado las palabras descontextualizadas del director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, donde afirma que para combatir el covid-19 hay que hacer “test, test, test”.

Sin embargo, la realidad es que la OMS no piensa que en México se deban hacer pruebas masivas. Y así lo dejó en claro Jean-Marc Gabastou, asesor internacional de Emergencias de Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el foro virtual “Covid-19: Vigilancia Epidemiológica y utilización de pruebas de diagnóstico”.

El especialista afirmó:

Nuestra organización no está a favor, o no recomienda pruebas masivas en un país tan complejo [y] tan diverso como México. No estamos en una isla del Caribe en el cual eventualmente podemos tener acceso a toda la población. Pero sí estamos totalmente conforme con las incoativas ad hoc en estos recintos, en estos lugares de riesgo, como la Ciudad de México lo está planteando.

Incluso, hizo referencia a las palabras de Tedros Adhanom Ghebreyesus: “En otras palabras, un test-test-test inteligente, pero de ninguna manera ciego y masivo”.

Así pues, el discurso que usan los de oposición donde afirman que “México necesita hacer más pruebas”, no es lo que recomienda la OMS.