Contactanos

 

Sin categoría

La gran mentira (o de cómo volver a creer)

Este texto es para Germán Pintor Anguiano, por su coherencia y su ejemplo de siempre.
Una madrugada de junio del 2015

Vivimos en un país que juega a la democracia pero no se la cree.

El juego electoral representa una farsa en la que cada uno de los actores políticos desempeña un papel, mientras el público –es decir, los electores– ve año con año cómo los protagonistas introducen de vez en cuando algunas variables e improvisaciones para no aburrir a los asistentes.

En los actores –los partidos políticos y sus candidatos, incluido más de un payaso de verdad– van más allá y le reprochan a ese público su inasistencia, pronosticando la peor de las catástrofes si no acuden a la cita, recordándole su “obligación cívica” y haciéndolo responsable de lo que pase. Montan la misma comedia cambiando la escenografía y prometiendo, con amenazas de por medio, que ahora sí harán el verdadero cambio. “¡Ándele, venga…!” Y si la convocatoria falla, para eso están los tinacos, lavadoras, cemento, tarjetas, mochilas, entradas para el cine, dinero en efectivo, y_____________(llene este espacio con las dádivas que le hayan ofrecido).

Repiten el desafortunado lema de David Alfaro Siqueiros, no hay más ruta que la nuestra, acusando a quienes no les creen de hacerle el juego a “la mafia que ha secuestrado el Estado”, ocultando el hecho de que ellos, los partidos, son los verdaderos responsables del infierno que vivimos, y pasan por alto que muchos espectadores les dicen que ya no quieren avalar su patético número declamado entre balazos con un telón de fondo manchado de sangre.

El Circo Político

La imagen de este proceso electoral la pintó José Clemente Orozco en los muros de Palacio de Gobierno de Jalisco, entre 1936 y1937. En el circo de las ideologías plasmado en el mural de Orozco, donde los políticos están atinadamente caracterizados como payasos, la derecha ofrece todo “así en la tierra como en el cielo”; el centro predica la moderación, el equilibrio y la estabilidad; y desde la otra banqueta la “izquierda” promete el cambio verdadero. Pero unos y otros tienen la certeza de que no cumplirán y se van a echar la culpa mutuamente, como Vicente Fox se la echó al Congreso para excusar su incompetencia.

Últimamente la derecha, centro e izquierda se anuncian como “candidatos ciudadanos”, pero forman parte del sistema de partidos de Estado (¿o hay alguno que no viva de los recursos de éste? ¿Hay alguno que se mantenga de las cuotas se sus militantes?). La actual elección es sólo una guerra de posiciones que libran y tiene la finalidad de obtener el máximo posible de dinero para la campaña presidencial de 2018, y eso es lo que verdaderamente está en juego, aunque digan preocuparse por un país en situación de desastre que no les interesa ni tantito.

Ninguno tiene, en el fondo, voluntad ni disposición para cambiar nada. El ejercicio de la política, que por definición implica la búsqueda del bien común para la población, ha quedado en el olvido: para eso están las campañas, los millones de pesos, los spots televisivos, las cirugías estéticas y el photoshop.

De cuando la izquierda social se dio un balazo en el corazón

En 1997 por primera vez la izquierda electoral ganó las elecciones en la ciudad de México: la jefatura de gobierno del DF, la mayoría de las delegaciones y una mayoría aplastante en la Asamblea legislativa. Los flamantes asambleístas procedían de las diferentes organizaciones del Movimiento Urbano Popular (MUP), la Asambleas de Barrios, la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR), la Organización Revolucionaria Punto Crítico (ORPC), el Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP), la Organización Revolucionaria Línea de Masas (OIRLN), La Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata (UPREZ), la Unión Popular Nueva Tenochtitlán (UPNT), y hasta fracciones de las ex -guerrillas de la Liga Comunista 23 de Septiembre (L23).

Estaban, pues, en condiciones de marcar diferencias con el PRI y el PAN, que ya en ese tiempo eran casi lo mismo. Contaban con el apoyo de la población de la capital mexicana, y con una base social construida a través de los años. Podían hacer gala de su legitimidad, porque eran “compañeros” y eran “nuestros” representantes.

Sin embargo, algo falló.

Los que en los años 80 se desgañitaban gritando “Salario mínimo al presidente pa’ que vea lo que se siente” votaron en su mayoría para subirse el sueldo y empezaron su metamorfosis: cambiaron la ropa de mezclilla por trajes de corte italiano; el metro y la bici por autos y camionetas del año; y el morral por un elegante maletín (que después supimos que era para llenarlo de billetes amarrados con ligas).

Se rodearon de asesores y guaruras (o viceversa), y de paso, tras haber abandonado la universidad por la revolución, aparecieron de la noche a la mañana con maestrías y doctorados, porque así lo exigía la nueva política. Por su lado, las otroras “compañeras de lucha” también sufrieron algunos cambios radicales: sustituyeron el morralito por la bolsa Gucci; las botas obreras por los zapatitos Prada; el mercado del rumbo por las tiendas departamentales; y a Simone de Beauvoir por Cocó Chanel (al cabo que las dos eran francesas, pero “Cocó olía más rico” comentaba con sorna una exdiputada del PRD). En el colmo, votaron por unanimidad para que a las “compañeras diputadas” se les habilitara una estética y a los diputados un gimnasio con spa y masaje.

Ellas y ellos dejaron de ir a las marchas y a los mítines pero se las ingeniaron para ocupar las primeras filas en los desfiles de moda, inventaron una jocosa consigna: “La izquierda bien vestida, jamás será vencida” Para ser coherentes, se mudaron del barrio pobretón –sede de la chusma que los había llevado al poder– porque les traía recuerdos de miseria y hambre. De los tacos al vapor de a cinco por diez pasaron, sin escalas, al distinguidísimo Cardenal.

Derechas, centros e “izquierdas” hicieron causa común para obtener jugosos aguinaldos sin que nadie dijera ni pío. Y cuando los electores iban a buscar al “compañero/a dirigente” los recibía una guapa y amable secretaria con un: “fíjate que está en comisiones. Vente mañana”, “está en sesión de Asamblea y no lo/a puedo distraer. No sean malitos, vuelvan el miércoles”, “no está, pero pásame tu tel y te hago una cita”. Y si por casualidad se lo/a encontraban de camino, los recibían con un asombrado “¿¡Cómo?! ¡Qué barbaridad! ¡No me dijeron nada, algo falló en la comunicación! Pero nos vemos mañana en la Casa de Gestión Social sin falta ”. Y nada.

Las organizaciones sociales y campesinas fuertes se diluyeron. Las que se mantienen en su mínima expresión les arrancan lo que pueden a sus antiguos dirigentes, quienes ahora despachan en las oficinas del Gobierno del DF, el Congreso Federal, el Senado, o una de las diez Casas de Gestión Social (que también paga el Congreso).

Los antiguos dirigentes de masas suelen reprochar a sus bases haberlos dejado solos, pero saben que fue al revés. A los campesinos les fue peor: nunca volvieron ni de visita para agradecerles (no vaya ser que se les ocurriera pedirles algo). Los barrios siguen donde los dejaron después de ganar las elecciones, sólo que con decenas de miles de pobres más. Siguen sin luz, ni drenaje, ni agua ni empedrado, ni escuelas, ni nada.

Algunos se retiraron de la política –“es una porquería”, dijeron– y se establecieron como prósperos empresarios. Resulta fácil ubicarlos: unos tienen cadenas de restaurantes, otros empresas de ropa, tiendas de calzado… Un caso emblemático es el de Pablo Gómez, ex-dirigente del 68, diputado por el PSUM, diputado por el PMS, asambleísta, diputado y senador por el PRD, y otra vez diputado. Una vez, en una reunión de la Convención Nacional Democrática, un campesino le espetó: “Usted se ha hecho rico y se ha servido de la política…” Pablo Gómez contestó: “No, señor. Se equivoca. No me hice rico. Me hice millonario y estoy orgulloso de eso, porque lo he desquitado muy bien en la tribuna. ¿O no?”

Hoy, la llamada “izquierda electoral” (que no es ni eso) le advierte que si no le dan el sufragio le están haciendo el juego a los más malos, a los malísimos, a la mafia del poder, negándoles el derecho a la anulación consciente o al abstencionismo basado en el hartazgo.

Imágen captada en el centro histórico de la Ciudad de México.

Imágen captada en el centro histórico de la Ciudad de México.

Cuando un antiguo compañero de organización en la que militaban les reclama por sus altísimos salarios, sus millonarios aguinaldos, sus seguros de gastos médicos, sus casas, sus carros, sus guaruras y lo demás, estos le responden airados: “¡No te hagas bolas, compañero! ¡Lo que tenemos que destruir es lo macro. La parte estructural, el corazón del sistema. Allí está el monstruo a combatir!”

“Representantes populares”

En las calles del centro histórico de Ciudad de México hay muchos y muy buenos músicos que vienen de Huajuapan de León, Oaxaca. Tocan el acordeón, el violín y el saxofón, y llegan en temporada de secas, cuando no hay mucho que hacer en el campo. Allá en su tierra tienen el oficio de tejedores de palma. Hacen petates y sombreros, pero no sacan ni para comer: el sombrero lo pagan a dos pesos, y si el tejedor/a es rápido apenas teje cinco al día. Es decir, que en caso de que los venda todos apenas si conseguirá diez pesos. Al petate, para acabarlo pronto, lo hacen entre toda la familia. Elaboran uno en tres días trabajando doce horas diarias, y lo venden a 80 pesos (la palma les cuesta 40). No ganan ni para pagar los costos de las pastillas que necesitan para calmar el reuma de las manos. Los hijos crecen desnutridos y no van a la escuela. Por eso están aquí, tocando con sus manos hechas bolas y sus dedos chuecos, torcidos y reumáticos, buscando algunas monedas.

Por la pesada tarea de levantar la mano, los diputados perciben una dieta de 148,558 pesos por mes, más un aguinaldo de tres millones. Los sueldos de los senadores varían: si forman parte de alguna comisión orillan los 350,000 pesos al mes (los presidentes de las comisiones pueden llegar a los 500,000 pesos libres), sin que de allí paguen asesores, carros, viáticos, seguros y otros gastos propios y familiares. Un poco menos afortunados, los obreros reciben 67 pesos al día, que es el sueldo mínimo que ellos, desde sus bancadas, se dignaron concederles. Y con todo y lo reducido de esa suma, para que los tejedores y tejedoras de Huajuapan de León lleguen a igualar ese salario mínimo necesitan hacer (¡y vender¡) 33 sombreros al día. En otras palabras, algo imposible.

Una de las ofertas de temporada de Morena en sus campañas, consistió en la propuesta de bajar el sueldo a la mitad de sus candidatos a puestos de elección popular, medida equivalente a intentar aliviar el dolor terminal del país tomando una aspirina.

En un café de la ciudad de México, hace poco una activista convencido de la vía electoral me dijo con un tono de amargura: “La cagamos en 1997 porque traicionamos a la gente, nos alejamos del pueblo. Es como si nos hubiéramos dado un tiro en el corazón”

Interrogantes

¿Por qué les cuesta tanto a los políticos servir sin dejar de servirse con la cuchara grande? “¿A poco trabajan más que nosotros?” me preguntó un campesino en el sur de Jalisco hace algunos años. Y es hora que no he podido responderle.

Muchos de los que hoy figuran en la boleta electoral por el PT, PRD, Movimiento Ciudadano y Morena son políticos de larga trayectoria en la “izquierda”. Hace tiempo dijeron que no aspiraban a la toma del poder por la vía electoral, que la meta era hacer la revolución y que si por azares del destino llegaran a ser diputados no sería iguales. Repetían una vez sí y otra también aquello de: “No dinero, no poder. Sólo dar la vida por el pueblo con la satisfacción del deber cumplido”. Reviso papeles amarillentos, guardado en viejas carpetas de extintas organizaciones revolucionarias llenos de discursos incendiarios y –!oh, sorpresa¡– firmadas por candidatos que no sólo están en Morena, el PRD y el PT, sino también en el PRI y en el PAN.

Unos y otros dicen que una baja votación sería “una tragedia para el país”, porque eso se traduciría en “perdida de democracia, ausencia de pluralidad y falta de contrapesos”.

Lo cierto es que en un país auténticamente democrático (que no es el caso de México), no votar debería ser una forma de evaluación y de castigo, así como una opción respetada o al menos bien tolerada. Pero una vez caldeados los ánimos, los seguidores de los partidos eligen el insulto, la descalificación y adjetivos tales como “irresponsables”, o más radicalmente “aliados del poder”.

La derrota que viene

El marco de esta elección es un escenario donde todos vamos a perder. Quien sea declarado ganador en esta “fiesta de la democracia”, perderá al no tener ningún margen de legitimad. Perderán los partidos políticos que no fueron capaces de reconstruirse y ofrecer salidas a la crisis del país. Ninguno de ellos planteó soluciones para para la guerra, que cuesta diariamente cientos de muertos y desaparecidos. No está en su horizonte ni la justicia ni la paz. Perderán las instituciones incapaces de organizar de manera transparente unos comicios que dieran la certeza de resultados confiables.

Gente votando en las elecciones de 2012.

Gente votando en las elecciones de 2012.

Sean cual sean resultados, mostrarán un espejo del desastre de lo que pasa en México, y esto debería preocuparnos a todos. En un país con más de 200,000 asesinados, más de 30,000 desaparecidos, medio millón de desplazados y una rebelión popular dispuesta a boicotear las elecciones, ni los partidos ni las autoridades electorales, ni mucho menos el gobierno, tienen autoridad moral para pedir que voten las familias que piden justicia y verdad por sus muertos, las personas que fueron desplazadas de sus territorios y mucho menos a la familias quienes invierten todas sus horas y energías en buscar a sus hijos, hijas o familiares víctimas de la desaparición forzada.

Pero el rechazo es también una fuerte llamada de atención al despilfarro de millones de pesos en un país donde la mayoría vive en inadmisibles niveles de miseria.

Los protagonistas de la obra por primera vez tienen miedo. Saben que las elecciones se les pueden caer. No tenían previsto que parte del elenco legitimador de los comicios –los que fueron insaculados como funcionarios de casilla– no quiere ser parte del juego: unos ofendidos por la forma en que Lorenzo Córdova se expresó de una comunidad indígena, otros porque se sienten inseguros en medio de tanta violencia, y muchos más porque no creen una palabra –y digamos que están en su derecho– de las que dicen los representantes de los partidos. Y bien: ¿Por qué habríamos de creerles? ¿Nos invitaron a diseñar sus propuestas (las poquísimas que tienen)? ¿Nos preguntaron algo? ¿Nos convencieron?

La sensación de millones de mexicanos es que todo ya está “cocinado”. Tanto, que algunos hasta saben a qué hora saldrán a rasgarse las vestiduras en escena en el momento del clímax, es decir del fraude.

Para volver a creer

Porque la palabra clave del libreto se llama fraude. Fraude. Fraude. Una maldita palabra que empuja las elecciones en dirección al carajo antes y después de la “fiesta de la democracia”. Una palabra que forma parte de la vida cultural de los mexicanos, y está presente no sólo en los procesos electorales, sino en casi todos los actos de la vida cotidiana. Es preciso desterrar el fraude para empezar a cambiarlo todo y a todos.

He seguido con interés el reciente proceso electoral en España, y no leí en ningún momento la palabra fraude. No hubo fraude. La gente creyó en su proceso electoral con todo y sus errores. La sociedad civil española se volcó a las urnas para darle el voto a los partidos emergentes, integrados en su mayoría por ciudadanos sin antecedentes partidarios (y parte de ellos, activistas de organizaciones civiles relativamente nuevas). La crisis económica e inmobiliaria llegó a niveles alarmantes. De esto los españoles no saldrán pronto, pero buscan salidas organizándose y castigando a los responsables de la terrible crisis: Partido Popular (PP) y Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Optaron por algo nuevo, más allá de que existan movimientos de resistencia con un perfil anarquista que están buscando su propio camino con propuestas creativas y esperanzadoras.

¿Y aquí qué haremos para volver a creer? El concepto que la ciudadanía tiene de los políticos está por los suelos. El término “político” viene a ser sinónimo de transa, gandalla, culero y mafioso, pero ahora con un componente más grave: la certeza de que muchos de ellos están vinculados al narcotráfico.

Debemos reivindicar la noción de “política” y su razón de ser.

El pacto social surgido de la revolución está agotado desde hace muchos años. Tenemos que buscar puntos de convergencia en todas las luchas, con todas las organizaciones sociales, en todos los temas graves, urgentes o no. Con todos los que creen en la imperiosa necesidad de una nueva Constitución como camino para recuperar el país, y buscar nuevas y audaces soluciones para superar la crisis nacional antes de que sea demasiado tarde. Construir una revolución social antes que más gente opte una revolución armada como opción legítima porque no se le han dejado otro camino. Tenemos que construir poderes populares locales en barrios, comunidades, universidades y otros espacios en todo el país.

Hay una claridad y una certeza que dejarán el resultado de estas elecciones, si no nos organizamos nosotros, nadie va a venir a salvarnos.

Nadie.

P.D. En medio de esta negrura en el país en tiempos de elecciones, hay gente buena y honesta que le ha hecho una grieta al sistema de partidos de estado. Pero falta lo que falta…

Alfredo López Casanova

Mexicano, nació en Guadalajara. No es escritor pero publicó El Salvador: por el camino de la paz y la esperanza, un libro de testimonios de excombatientes, actores anónimos todos, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. No es periodista pero sus crónicas han aparecido en el periódico Mural y en los medios Proyecto Diez, Subversiones y Polemón. Es más bien escultor. Hay un busto suyo de Cintio Vitier en La Habana, y realizó los de Sergio Pitol, Juan Gelman, Carlos Monsiváis y Fernando del Paso para el Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo; acaba de terminar el de Heinrich Böll para la fundación que lleva su nombre. Fue distinguido con el Premio de Escultura Juan Soriano.

7 Comentarios

7 Comentarios

  1. Avatar

    Bioleta de la Cruz Garrido León

    8 junio, 2015 at 11:09 am

    Muy Real, preciso y acorde a lo que se vivió y se ha vivido en nuestro país. solo que le falto mencionar a la otra parte dentro del pueblo Mexicano que día a día siguen luchando contra ese gran monopolio en la política Mexicana esa gente real que desde sus trincheras trabaja por un México mejor, concientizando por una igualdad. La Revolución Social ya empezó solo que los líderes están dispersos (Detectados por el régimen en el poder claro ) pero solo falta unirlos y que converjan en sus ideales que estoy convencida que son los mismos, La Izquierda pierde por la simulación que muy atinadamente se menciona en su Análisis, Cambiemos a México cambiemos la política, “Cambiemos por el Bien de Todos”

  2. Avatar

    Luis Flores Palomares

    8 junio, 2015 at 3:34 pm

    En algunas partes estoy de acuerdo con dicho análisis, pero de Morena lo único que dice y para denostarla es lo de bajarse el sueldo a la mitad, le recomiendo que lea el proyecto alternativo de Nación de AMLO, Morena es mucho más que bajarse el sueldo a la mitad ¡vaya simplificación!, pero afortunadamente nos quedan opiniones mejores como las de Jaime Avilés m,as objetivas e imparciales.

  3. Avatar

    eduardo

    8 junio, 2015 at 4:33 pm

    había una vez una izquierda que fue exterminada a billetazos, esa es la historia, ¿y ahora qué? ¿pasear por la plaza pública ese cadaver? ¿ese es nuestro consuelo, nuestra muestra de encabronamiento?. El fraude es posible desde salinas hasta ahora porque hay impunidad, nunca se ha castigado a nadie por un delito electoral, pero también porque hay una oscuridad proporcionada por los medios de información que cubren con un manto negro las perversiones de los que delinquen desde su puestos administrativos. La izquierda lo era porque tenía ideas diferentes a los del otro lado y por ahí se iban, pero nosotros los encabronados de ahora estamos sin nada, solo estamos cubriendonos de los madrazos, y ya somos muchos en varios ámbitos. De tal modo que tenemos que empezar a construir, para empezar a entender lo que nos está pasando. Por lo pronto propongo que nos encontremos en algún camino, los que analizan para evidenciar las fallas del régimen neoliberal (veititres tomos según se ha sabido), los jornaleros de San Quintín obligados a negociar sus salarios con una bota en el cuello, y hasta los que en algún sentido o en otro, acudieron a las urnas, etc. Creo que la proxima revolución será iconoclasta.

  4. Avatar

    Alfredo López

    9 junio, 2015 at 1:10 am

    Luis Flores Palomares no me dabatió nada y sólo parece ser una urna a la que se le mete el voto dirigido como si fuera peje sombi.
    Ojalá y debata punto por punto lo que planteo para que se arme un Polemón¡¡¡
    Ese el el objetivo de este medio alternativo.

  5. Avatar

    Carmen García

    9 junio, 2015 at 11:08 am

    Alfredo, es muy bueno tu artículo.
    Comparto tu mirada y apuesta política -que no termina en una democracia representativa-, sino en la construcción de poderes locales.
    Lo que acabamos de presenciar en estas elecciones, no es más que las nuevas élites recicladas.

  6. Avatar

    Lalo Reyes

    14 junio, 2015 at 10:04 am

    Excelente artículo Alfredo, muy buena reflexión. Tu hilo conductor es eminentemente ideológico, y algunas partes, su mayoría, las comparto. Sin embargo, me extraña que no pongas en el mismo centro de la reflexiones ejercicio de derechos, y creo que es ahí dónde podríamos profundizar aún mas.

  7. Avatar

    angello

    17 junio, 2015 at 12:25 pm

    Alfredo López
    Muy buen artículo Alfredo, es una excelente aportación para ver si logramos, si nuestro pueblo logra “despertar”. El título lo dice todo: LA GRAN MENTIRA.

    Todos hablamos en estos días de democracia (¿cómo se come?), de políticos y política, de tendencias de historias, de organizaciones…bla bla bla…

    Dices la gran frase casi lugar común: hacerle el juego a “la mafia que ha secuestrado el Estado”, “ocultando el hecho de que ellos, los partidos, son los verdaderos responsables del infierno que vivimos”.

    Pero es necesario llamarle a los mafiosos por su NOMBRE, son personas físicas, concretas pues:

    Obviamente en esa mafia no están tipos como el tal peña nieto, ni cordova, ni Virgilio Andrade..etc. esos son unos pendejos.

    La mafia no es tonta manipula los medios para no “aparecer en escena” pero simplemente son los de ¡siempre!…va la lista “casi” completa , me faltarán muchos pero estos son los AUTENTICOS cerebros , los que traman todo, los que “inventan” las estrategias, los que las “palomean” los que las inventan, los que deciden, los que aprueban, autorizan y ORDENAN TODO: Estos son los que encabezan
    LA ACTUAL DICTADURA.

    Carlos salinas de Gortari
    Diego fernandez de Cevallos
    Carlos Slim
    Claudio x gonzalez
    etc

    Esta es la simple y cruda realidad…

Deja un comentario


Suscríbete a Polemón por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Támbien te puede gustar

Taim-Lain

En la 45° edición del Tianguis Turístico, realizada en Mérida, fue presentado el diseño interior y exterior de los vagones del Tren Maya. De...

LMDP

El Presidente Andrés Manuel López Obrador explicó hoy durante su conferencia matutina, el acuerdo publicado sobre los proyectos de infraestructura de su gobierno y ante...

LMDP

Durante la visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador en la Cumbre de Líderes de América del Norte, en Washington, Estados Unidos, el periodista...

LMDP

Los pañales de la empresa Kimberly-Clark de Claudio X. González Laporte, el padre de Claudio X. González Guajardo, pasaron de los 225.33 pesos en...

A %d blogueros les gusta esto: