A pesar de que uno de sus principios es la transparencia y combatir la corrupción, la organización que preside el empresario Claudio X. González, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MMCI), mantiene oculta la identidad de las personas y las empresas que financian sus actividades.

En el apartado de transparencia y financiamiento que tiene en su portal de internet, la organización detalla que por seguridad de sus donadores, no se revela su nombre, ni la cantidad que aportan. Eso, señala, garantiza la independencia de su trabajo.

“Las donaciones que nuestra organización recibe, sin importar la cuantía, no generan derechos ni injerencia, directa o indirecta, sobre la toma de decisión en nuestras actividades o funcionamiento”, señala uno de sus preceptos. 

En entrevista a la Agencia Notimex, el director ejecutivo de Bios A.C. Manuel Polo Sánchez, explicó que MMC es una organización de la sociedad civil (OSC) que pertenece al padrón de donatarias del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y como tal recibe recursos públicos que deja de percibir el Gobierno Federal, por lo tanto es una incongruencia que reciba dinero del Gobierno y a la vez trate de incidir en sus acciones. 

Según la información documentada en su portal, hasta el 31 de diciembre del 2018, MMCI había recibido donaciones de 8 mil 765 personas físicas y morales. En el 2017, la OSC recibió por concepto de donativos, 73 millones 57 mil 529 pesos, pero no publican el origen de los mismos.

MMCI surgió después de la modificación a la Ley de Impuesto Sobre la Renta (ISR) aprobada en el 2014 durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto, para permitir a las asociaciones civiles que reciben recursos públicos influir en la legislación.

MMCI en una de sus manifestaciones. Foto: Especial.

Antes de esa reforma, el artículo 97 de la citada ley en su apartado II señalaba lo siguiente: “las actividades que desarrollen tengan como finalidad primordial el cumplimiento de su objeto social, sin que puedan intervenir en campañas políticas o involucrarse en actividades de propaganda o destinadas a influir en la legislación”.

Con lo aprobado en 2014, en su artículo 82, apartado II, se determinó eliminar el último renglón: “o destinadas a influir en la legislación”.

Gracias a la reforma, es que  MMCI puede influir de manera abierta y directa en la formulación de propuestas que incidan el rumbo de las políticas que elabora el Gobierno.

“Mexicanos vs Corrupción e Impunidad, A.C. cuenta con un consejo consultivo integrado, de manera honoraria, por destacados miembros de la academia y la sociedad civil, con amplia experiencia en el estudio y el fomento del Estado de derecho en México. Brindan asesoría a las distintas áreas de la organización sobre las estrategias para la investigación y denuncia de la corrupción, así como para el diseño de propuestas de políticas públicas o reformas legislativas que fortalezcan el marco institucional en la materia”, dice de manera textual uno de los apartados de la agrupación.

De acuerdo con algunos periodistas y el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, Claudio X. González es el promotor de los 147 amparos que impiden el inicio de obras de la ampliación del aeropuerto de Santa Lucía. Junto con él, se encuentran el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos,  y las organizaciones México Unido Contra la Delincuencia, y Causa Ciudadana, ambas, promotoras de políticas contra la inseguridad y la violencia.