Gracias a la 4T, desde el primer día de este año quienes cotizan en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y las personas mayores de 60 años podrán acceder a su retiro y pensión tras cotizar por 750 semanas.

Esto es gracias a la entrada en vigor de las nuevas disposiciones de la reforma a la Ley del Seguro Social, la cual fue aprobada en diciembre pasado en el Congreso de la Unión.

¿En qué consiste esta Reforma?

Esta reforma establece que los trabajadores solo deban cotizar mil semanas para acceder a sus fondos de retiro, pero se determinó un periodo de transición entre 2021 y 2031 que permitirá a los trabajadores bajo la ley del IMSS de 1997 que se retiren con sólo 750 semanas durante este año.

Para qué sirve pasarme de las 500 semanas cotizadas en IMSS

Estos cambios fueron aprobados en la Cámara de Diputados con 441 votos a favor, 13 en contra y seis abstenciones, en un consenso calificado como histórico por el gobierno y los sectores patronales.

De esta forma, cada año entre 2021 y 2031 se aumentarán 25 semanas a las necesarias para el retiro, dejando un tabulador así:

  • 2022 – 775 semanas
  • 2023 – 800 semanas
  • 2024 – 825 semanas
  • 2025 – 850 semanas
  • 2026 – 875 semanas
  • 2027 – 900 semanas
  • 2028 – 925 semanas
  • 2029 – 950 semanas
  • 2030 – 975 semanas
  • 2031 – 1000 semanas

Menos comisión de Afores

Esta reforma también aumentará de forma gradual el monto que aporta el patrón a los fondos de retiro, para pasar del 5.15 actual a hasta 13.87 por ciento, según el salario de cada trabajador.

Las modificaciones en la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro además establecen un tope en las comisiones que pueden cobrar las administradoras de fondos para el retiro (Afores), ya que actualmente están muy por encima de la media internacional.

El monto máximo establecido para las comisiones que cobrarán es de 0.54 por ciento, un número obtenido tras promediar los sistemas de retiro individuales de Chile, Colombia y Estados Unidos.