Durante una entrevista con CNN en la que se le cuestionó sobre su honestidad durante su gobierno, el ex presidente Viente Fox dijo que difícilmente tiene para comer, y aseguró que él no ha robado dinero a nadie.

El periodista, Camilo Egaña, le cuestionó que sus opositores han señalado que dejó su cargo como presidente tres veces más rico que cuando llegó al poder.

Fundación Vamos México. Foto: Centro Fox.

La respuesta de Fox fue una negación rotunda, y añadió que su patrimonio es producto de su trabajo y se ha complementado con la herencia que le dejó su padre.

“Ahorita difícilmente tengo para comer, yo no le he robado un centavo a nadie. Yo he hecho mi patrimonio con trabajo, y con una herencia que nos dejó mi padre a mis nueve hermanos”, dijo.

Agregó que no cuenta con ningún tipo de riqueza ni dinero escondido y que todo lo que ha generado, lo ha puesto en sus fundaciones, por lo que, cualquiera que busque, no encontrará nada al respecto de un enriquecimiento ilícito.

“Yo trabajo en el rancho, hemos logrado salir adelante. No hay riqueza, ni dinero escondido. Vivo al día. Todo el dinero lo he metido a las fundaciones como Vamos México, Centro Fox”, indicó, y añadió que sus fundaciones actualmente están cerradas como una medida de prevención para evitar contagios por Covid-19.

Sobre las ganancias que le han dado sus conferencias, por las cuales ha cobrado hasta 200 mil dólares, dijo  que han sido destinadas “para la gente que lo necesita”.

El ex Presidente Vicente Fox. Foto: Especial

Además aprovechó el espacio para declarar que es “el mejor Presidente que ha tenido México, porque ahí están los hechos y los logros concretos: se redujo la pobreza, con un crecimiento económico moderado”.

También criticó la respuesta del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ante la pandemia por coronavirus, y dijo que no confía en la información oficial que se brinda.

Señaló que no considera que el mandatario esté enfocado en la emergencia sanitaria y que considera incorrecta la manera en la que el tabasqueño se ha dirigido a los medios de comunicación.

“Durante mi sexenio se respetaba profundamente la libertad de expresión. Fue el primer Gobierno que no censuró. Los periodistas opinaban, criticaban lo que tenían que criticar. A veces correctamente, a veces no. Pero tenían toda la libertad. Ahora se les regaña o se les castiga”, puntualizó.