No duraron ni 24 horas. En Tampico, Tamaulipas, los boletos para la rifa del avión presidencial se terminaron entre la tarde del martes y la mañana del miércoles.

Llegaron 400 boletos, y la gente acudió muy temprano a comprarlo, así lo dijo David Martín Sharpton, gerente operativo de la oficina de la Lotería.

Un expendedor de boletos comentó que puso un letrero de “se vende boletos para el avión presidencia”, y lo tuvo que retirar casi cuando lo puso, pues el boletaje que tenía se terminó prácticamente de inmediato.

Según información de Milenio, Luis Miguel Blanco, un ciudadano que acudió las primeras horas a del miércoles a comprar su boleto, afirmó que lo adquiría porque quería ayudar a que los hospitales de México tuvieran medicinas y que la gente que las necesitara no les faltara nunca.

Apenas el martes el Sol de Tampicoo anunciaba que los boletos del avión presidencial habían ya llegado, y mostraba que la gente estaba ya comprándolo.