Ayer, los ex secretarios de salud se reunieron para presumir que ellos son expertos y muy capaces , y difundieron un documento que parece una receta de esas que, en la madrugada, se anuncian en la televisión para bajar milagrosamente de peso. “Productos milagro”, les dicen.

Sí, los ex secretarios afirmaron que, con 14 recomendaciones (4 páginas) se podía terminar la pandemia en México. Y además, aseguraron que se terminaría en menos de 8 semanas.

Unos magos, pues.

Los ex secretarios pensaron que la gente diría “oh, qué buenos son estos señores”, y harían del tema una demanda colectiva hacia el gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador. Pero no, la verdad es que no le salió su show, y lo que en realidad sucedió es que se vieron muy pero muy ridículos.

Pero digamos que habían pasado desaparecidos. Ridículos, sí, pero nadie los había pelado.

Hasta que comenzó la conferencia vespertina de Hugo López-Gatell. Y éste los puso en su lugar. Y feo.

Fue la primera pregunta. La reportera le pidió al subsecretario su opinión acerca de la reunión de los ex secretarios, y Hugo López-Gatell inició su contraofensiva. Pero siempre guardando la amabilidad, y con una enorme ironía:

Pues estaré muy atento. Si hay una fórmula para, ¿cómo es en el asunto?, resolver la pandemia en seis a ocho semanas sería de gran valor, yo creo que esto podría dar lugar a una especie de patente, porque eso se necesita en todo el mundo, en el mundo entero la pandemia sigue activa.

Y con ese tono tan de buena gente que tiene López-Gatell, indicó:

Si hay un grupo selecto de exsecretarios de Salud y exsecretaria de Salud de México que tiene la fórmula para controlar la epidemia en seis a ocho semanas, pues leeré con gran interés el documento. No me lo han hecho llegar, pero espero que esté disponible al público y pues leeremos con mucho interés, veremos cuáles son las fórmulas que proponen y divulgarlas. Gracias.

Las preguntas pasaron a otros temas, y parecía que lo de los ex secretarios estaba ya termina, pero otro reportero regresó al asunto, y nuevamente, con mucha amabilidad, López-Gatell ahondó en su argumentación a los ex secretarios que destrozaron al sistema de salud en México.

Y es que los evidenció:

Pues siempre es alentador que haya gente que tiene iniciativa. Supongo que a lo mejor estuvieron trabajando en el documento, lo presentan ahora. Llama la atención el tiempo que de esa fórmula de seis a ocho semanas dijeron, ¿verdad?, es más o menos el tiempo que estimamos de acuerdo a la trayectoria de las curvas epidémicas que se agotará el primer ciclo epidémico.

Hemos comentado aquí que si y sólo si, si y sólo si se cumplen los elementos del comportamiento social que determinan la transmisión lograremos tener una reducción precisamente en aproximadamente seis a ocho semanas.

Quizá es una coincidencia que lo presenten ahora cuando las predicciones apuntan a seis u ocho semanas, no sé si es que la complejidad del documento les llevó mucho tiempo; no les reclamamos, por supuesto, no haberlo presentado antes, pero si a lo mejor si hay una fórmula tan innovadora pues hubiera sido bueno que lo presentaran antes, no sé, en marzo, quizá, cuando empezó la epidemia, pero no es reclamo, es decir, cada quien lo presenta en el momento oportuno.

También mencionó que esa reunión estaba financiada por un partido político:

Entiendo que esta presentación la auspició un partido político, según me decían, el propio domicilio de identidad del documento tiene la dirección de Movimiento Ciudadano, ahí en la colonia Nápoles donde está su oficina central, y parece que en la convocatoria del documento participan senadores y militantes de este partido Movimiento Ciudadano.

No sé si esto tiene que ver con algún tema político propiamente dicho, habrá que ver si estos secretarios y exsecretaria tienen alguna vinculación en ese sentido político, hasta donde entiendo según me dijeron lo hacen en su actuar técnico, son gente técnica, quizá no tiene ninguna vinculación política, quizá tampoco tienen ninguna vinculación empresarial, por ejemplo, en la comercialización de medicamentos, de pruebas diagnósticas, posiblemente no, no conozco sus trayectorias en ese sentido, pero tomémoslo como una contribución filantrópica y en ese sentido se les agradece, les mando un saludo a los secretarios.

No sé si hablan, por ejemplo, de los hospitales, la carencia de hospitales quizá es un factor y a lo mejor es uno de los temas que abordan dada la experiencia que tienen en hospitales, en construcción de hospitales y el desarrollo de la infraestructura física del… Digo, por la experiencia que tienen, en particular el doctor Narro por su experiencia reciente.

Hasta ahí, López-Gatell había dejado noqueados a los ex secretarios, pero fue más allá. Al final de la conferencia, dio una estocada y fue les dio con todo a esos funcionarios que hoy se sienten con la calidad moral de dar “recomendaciones”, pero que durante sus gestiones simplemente hicieron pedacitos al sistema de salud mexicano.

ahora hablando de fórmulas mágicas, voy a ver si estos ilustrados exsecretarios lo tienen, la verdad es que me causa una enorme… saliendo de aquí voy a ir a buscar el documento, porque si en seis semanas se logra eliminar la epidemia quiere decir que hay una fórmula que el mundo entero no ha considerado.

Lo vamos a leer hoy mismo en la noche, espero que no sea muy extenso, si no, bueno, lo tendremos que leer en varios días o poner un equipo a leerlo.

Pero me da mucha curiosidad una fórmula que en seis a ocho semanas logra resolver un problema que afecta al mundo entero. Asumo que ya lo han sometido a consideración de la Organización Mundial de la Salud.

Le vamos a pedir también al canciller Marcelo Ebrard que nos ayude a difundirlo entre el Servicio Exterior Mexicano para que todos los países se beneficien de esto.

Sí, los ex secretarios pensaron que iban a ser la gran noticia por su “capacidad” para terminar con la pandemia en 8 semanas. Lo que resulto es que quedaron en ridículo.

De su documento, uno entra, lo lee, y pues lo único que puede hacer uno es burlarse. De verdad, ¿cómo fue que estos señores llegaran a ser secretarios de salud? Sus ideas son generalidad, ideas inconexas. Un documento, digamos, digno de un trabajo final en secundaria.