Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)

I

23 de julio de 2018. Que yo recuerde, ningún presidente había trabajado tanto sin ser aún presidente.

En general, los candidatos triunfadores se van de descanso mínimo un mes: unos a sus casas; otros, “se regalan” un súper viaje, a Estados Unidos, a Europa, a unas playas de las que salen en las películas así muy exclusivas.

Pero Andrés Manuel ha venido a cambiar esa “costumbre” tan arraigada. Dos días después de haber ganado la elección presidencial, ya estaba trabajando intensamente: que reuniones, que citas, que hablar aquí, que ver acá, que mostrar tal mensaje, que charlar con tal equipo…

Durante varios días estuvo delimitando cada una de las acciones a realizar, analizando, evaluando el desastre de país que ha dejado del PRI, el PAN y sus aliados.

Que yo recuerdo, nadie había trabajado con tanta enjundia después de haber hecho una campaña intensísima y de haber ganado unas elecciones. Nadie.

Esta es una cuestión más para considerar que Andrés Manuel es un político excepcional.

La gente que no simpatiza con AMLO, pero que es abierta a la reflexión, como que lo comienza a reconocer: “oye, ese López Obrador como que sí llegó con ganas, anda haciendo muchísimas cosas”, me dijo ayer un señor que votó por Ricardo Anaya.

II

Sé cómo son, sé cómo se comportan. Llevo más de veinte años leyendo a periodistas que son venales, que son hipócritas, que son mentirosos y que son cínicos. Pero por más que los haya leído y releído, por más que los conozca, siempre me impresionan.

Me impresionan porque ellos se sienten híper críticos, muy intelectuales y objetivos, y escriben cada cosa….

En Sin embargo, por ejemplo, leí un artículo que dice lo siguiente: “Lo más grave es el frente que se abre [para AMLO] ahora con el manejo del fideicomiso para los damnificados que terminó siendo un fraude y el mecanismo de financiamiento de la campaña”.

La cuestión es que ese comentador que escribió este absurdo que ni el mismo INE se atrevió a mencionarlo, se siente súper objetivo, pero en realidad está diciendo falacias: el fideicomiso no fue un fraude y en ningún momento se usó para financiar una campaña.

Esos periodistas deberían ofrecer disculpas por sus muchas mentiras, pero bueno, eso es pedir mucho. La ética es demasiado para ellos.

III

Entre toda esta vorágine política con el triunfo de AMLO y las muchas cosas que están sucediendo, no se debe olvidar que el país sigue siendo una tragedia. En la primera mitad del año se rompió récord en cuanto a homicidios en el país en seis meses: hubo 13 mil 738 homicidios dolosos.

El plan es cambiar esto, el plan es modificar la tendencia a seguir siendo una tragedia cada vez más dolorosa, el plan es que se dignifique la política, que se hagan mejoras en la planeación, que se actúe con inteligencia, rectitud y honestidad. El plan es que eso comience a cambiar esa sangría que tenemos como nación y que es responsabilidad, claro que lo es, del PRI y del PAN.

IV

Este texto, como uno anterior, tienen forma de columna. Pero todavía hace falta un nombre…