Durante el mes de junio, las exportaciones mexicanas presentaron un aumento considerable, luego de dos meses con caídas históricas, impulsadas por la reapertura económica de Estados Unidos, especialmente por la recuperación industrial en esa nación.

Así, las exportaciones alcanzaron un total de 31 mil 677.1 millones de dólares durante junio, lo que significó un aumento de 75.6 por ciento en comparación a mayo, lo que representa un nivel récord, con cifras ajustadas por estacionalidad, según el Inegi.

El dinamismo de las exportaciones llevó al superávit comercial a un monto sin precedente.

“En junio de 2020 se registró un superávit comercial de 5 mil 547 millones de dólares, saldo que se compara con el superávit de 2 mil 541 millones de dólares obtenido en igual mes de 2019. En los primeros seis meses de este año, la balanza comercial presentó un superávit de 2 mil 659 millones de dólares”, destacó el Inegi.

Además, la brecha entre exportaciones e importaciones creció a 5 mil 55 millones de dólares en junio, desde un déficit de 3 mil 51 millones de dólares en mayo, indicó el Inegi.

Lo anterior fue más alto de lo pronosticado por los 11 analistas que participaron en una encuesta de Bloomerg, cuyo estimado promedio fue de un excedente de mil 55 millones de dólares.

Así fueron los incrementos

Los envíos de productos agrícolas aumentaron 32 por ciento, mientras que las exportaciones de petróleo cayeron 36 por ciento.

También hubo un incremento mensual de 534.4 por ciento en las ventas al exterior de la industria automotriz en comparación con el mes anterior, a medida que la industria se reinicia luego de los bloqueos impuestos a principios de 2020.

Del resto de las manufacturas, el avance fue de 40.9 por ciento.

En cuanto a las importaciones, éstas disminuyeron 22 por ciento en medio de una débil actividad económica derivada de la crisis del coronavirus.

De esta manera, aunque las cifras anuales en cifras originales siguen reportando caídas, estas se moderaron, lo que indica un aumento en la actividad económica en el mes de junio.

“Se esperaba esta recuperación, después de registrar fuertes caídas, aunque todavía estamos lejos de los niveles que teníamos antes de la pandemia. En gran parte el incremento en las exportaciones fue impulsado por Estados Unidos, pues ya alcanzaron el pico de la primera ola de contagios y están en una agenda de recuperación económica”, indicó el subdirector de análisis económico de CIBanco, James Salazar.

El experto agregó que desde mayo pasado, Estados Unidos comenzó la reapertura de la economía, misma que se consolidó en junio.

Además, la industria norteamericana aceleró su dinamismo en junio, avanzando 5.4 por ciento, por encima del 1.4 por ciento del mes anterior, tras dos meses con fuertes caídas.

Continuará la recuperación

El economista en jefe para América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos, señaló que se espera que la recuperación en curso de la demanda de Estados Unidos siga impulsando a favor las exportaciones mexicanas, aunque las importaciones se mantendrán débiles debido a la débil demanda interna.

“La recuperación de las exportaciones, al estar conectada con la demanda externa, es principalmente por la reactivación económica global, pero especialmente a la producción industrial estadounidense que se ha recuperado significativamente”, consideró el analista de Monex, Marcos Arias.

También el subgobernador del Banco de México (Banxico), Jonathan Heath Constable se refirió a la recuperación de la economía mexicana en el mes de junio, luego de haber tocado fondo en mayo pasado.

Advirtió que, para fortalecer la recuperación son necesarias dos cosas: que el consumo de los hogares crezca en los próximos meses y que se active la inversión fija bruta.

“Las cifras del Inegi son más expresivas cuando analizamos el comportamiento de las exportaciones que son parte del Producto Interno Bruto (PIB), y obviamente esto va a hacer que después de dos meses desastrosos, la actividad económica en julio muestre una tasa positiva”, dijo a SinEmbargo.

Heath, doctor en Economía por la Universidad de Pennsylvania, dijo que la reapertura de los negocios con buenas políticas de salubridad permitirá mejorar la crisis económica que ha dejado la pandemia.

“Es muy importante ir dejando atrás las políticas de confinamiento, ya estamos haciendo la apertura de casi todos los establecimientos y en la medida de que esto se pueda hacer en una forma más rápida, más oportunidades vamos a ver en la recuperación económica”, aseguró.