El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador detectó una red que espiaba a más de 300 políticos, empresarios, ministros, legisladores y delegados desde un centro de inteligencia privado, —instalado en un edificio de Santa Fe— que encabezaba el excomisionado federal en Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes y Alberto Bazbaz, extitular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

Según el diario Reforma que hizo la revelación, señala que en la red de espionaje también estarían coludidos Walter Meade, primo de José Antonio Meade, exsecretario de Hacienda y excandidato a la Presidencia de la República. Walter  trabajó para José Susumo Azano, ex proveedor de equipos de inteligencia del Ejército.

La información de diversos personajes de alto perfil público se ofrecía por sumas que van de 100 mil a 1.5 millones de pesos, esto de acuerdo con una denuncia anónima enviada el 18 de septiembre a distintas dependencias del Gobierno Federal. 

Entre los personajes que habrían sido espiados están Beatriz Gutiérrez Müeller, esposa del Presidente; Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación; Alfonso Romo, Jefe de la Oficina de la Presidencia, y Octavio Romero, director de Pemex. A principios del presente mes, la UIF bloqueó las cuentas bancarias de Susumo Azano y de su empresa Security Tracking Devices (STD).

Olga Sánchez Cordero, entre las personalidades espiadas.

El diario señala que fuentes oficiales del Gobierno confirmaron la validez de la denuncia y revelaron que la investigación se encuentra en curso y han logrado decomisar equipo y archivos con llamadas telefónicas. Una de las oficinas del centro de espionaje se ubicó en el piso 35 de la Torre Impulso, en Avenida Santa Fe 443.

José Antonio Meade, respondió rápidamente a la publicación y negó tener vínculos familiares con Walter Meade, quien es señalado por su presunta participación en una red de espionaje, la cual estaría integrada por excolaboradores del exmandatario Enrique Peña Nieto.

“En relación a la nota publicada esta mañana en el diario Reforma, intitulada ‘Espían peñistas a Gobierno de 4T’, me permito expresar que no reconozco vínculo familiar ni afectivo de mi parte con el señor Walter Meade. Sirva este comentario para aclarar lo que de manera inexacta se afirma en el periódico y para condenar cualquier actuación fuera del marco de ley”, precisó el excandidato. 

Otro que se deslindó de las acusaciones, es Alberto Bazbaz, quien a través de su cuenta en Twitter, indicó que en los últimos meses su nombre ha sido publicado por el diario nacional citado, “relacionándome con diversos hechos derivados de denuncias anónimas o datos de informantes que, al parecer, están siendo investigadas por las autoridades competentes”.

José Antonio Meade niega vínculo familiar con experto en espionaje. Foto: Especial

Añadió que las autoridades son quienes por ley verificarán, en su caso, la existencia de esos hechos y su ubicación o no dentro del marco legal.

“Entiendo que mi función como servidor público debe ser objeto del escrutinio legal correspondiente. Así debe ser. También entiendo y respeto de forma absoluta la libertad de expresión. El escrutinio de los medios le corresponde a la sociedad respecto a la seriedad o superficialidad con la que pretendan informar”, apuntó.

Por su parte el excomsionado, Alfredo Castillo Cervantes,  afirmó estar “totalmente sorprendido” por la denuncia anónima —a la que tuvo acceso Reforma— de la cual se desmarcó y aseguró ser “totalmente ajeno” y no tener “nada que ver”, no obstante que reconoció que acudió en varias ocasiones a la torre en Santa Fe desde donde presuntamente operaba la misma, pero aclaró que estuvo en un piso diferente, justo uno arriba.

“Levantarte con una nota de ese tipo sin mayores elementos, sustento, yo lo que podría decir es: soy totalmente ajeno, para mí es una infamia, se me atribuye una conducta que no sólo no tengo absolutamente nada que ver sino que (algunas) personas que se mencionan nunca las he visto, nunca he tenido trato con ellos”, expuso en entrevista para #AristeguiEnVivo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que no tiene información del espionaje, pero confirmó que han detectado cámaras y micrófonos que se descubrieron en un espacio de Palacio Nacional. 

“En el caso nuestro decidimos no espiar a nadie, había esa práctica de espiar a opositores y hemos dado esa instrucción de que no haya espionaje”, comentó. 

El tabasqueño sostuvo que “el que nada debe, nada teme, pero de todas maneras hay que ser precavidos, uno aprende, en la oposición se aprende, eso de cuidarse lo más que se puede”.