Una investigación publicada por El Universal dio a conocer que la Secretaría de la Función Pública (SFP) de Felipe Calderón sí estaba enterada de las irregularidades y presuntos nexos de Genaro García Luna con el crimen organizado.

No obstante, la dependencia habría decidido archivar las denuncias por considerarlas “improcedentes” o carentes de elementos para continuar con la investigación.

Las 12 denuncias que la SFP recibió son por acusaciones de:

  • Enriquecimiento ilícito
  • Vínculos con el crimen
  • Abuso de autoridad
  • Negligencia
  • Ejercicio indebido de funciones
  • Desacato
  • Descuido
  • Falta de atención en el cumplimiento de sus obligaciones

Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad en el sexenio de Felipe Calderón. Foto: Especial.

Aún así, desde diciembre del año pasado, cuando fue detenido García Luna, Felipe Calderón ha negado rotundamente haber sabido de los vínculos con el crimen organizado de los que se le acusaba.

“Es falso que mi gobierno tuviera información sobre nexos de Genaro García Luna con el narcotráfico. Actué con determinación contra el crimen organizado y recibí amenazas por ello, jamás hubiera permitido que ningún funcionario con vínculos como esos siguiera en el gobierno”, dijo a través de su cuenta de Twitter.

Los nexos con el narcotráfico

Según la investigación de El Universal, la Secretaría de Seguridad, la Policía Federa y la Secretaría de la Función Pública recibieron denuncias que alertabas de los vínculos que tenía García Luna con el crimen organizado.

Una de las quejas fue presentada en 2010 por expolicías federales que denunciaron estos vínculos entre el crimen organizado y García Luna, Luis Cárdenas Palomino, entonces comisario en jefe de la Policía Federal Preventiva (PFP) y Armando Espinosa de Benito, coordinador de inteligencia de la PFP.

Las denuncias incluían como pruebas una serie de mensajes que los miembros de la Coordinación de Seguridad Regional recababan durante los servicios de inspección, supervisión, seguridad y vigilancia en recorridos por el país.

La mayoría de los mensajes fueron encontrados por los agentes en cartulinas y mantas colgadas en puentes de estados como Guerrero, Coahuila y Michoacán. En ellos, se acusaba a García Luna, Palomino y Espinosa de romper códigos y proteger a un cártel.

“Presidente: le pedimos que habrá (sic) bien los ojos y que se dé bien cuenta de la clase de gente que tiene al frente de los cargos públicos como son Genaro García Lina, Luis Cárdenas Palominos, Armando Espinoza de Benito, están a la orden de uno de los cárteles de la droga; asimismo, se encargan de hacer los trabajos de dicho cártel para perjudicar a los demás”, decía una pancarta con fecha del 14 de mayo de 2009.

No obstante, la queja fue desestimada porque los policías se rehusaron a dar sus nombres y no pudieron comprobar lo señalado en los escritos de las mantas y cartulinas que tomaban en los estados.

Según las denuncias revisadas, desde el sexenio de Vicente Fox y hasta el de Enrique Peña Nieto, los órganos internos de control y la SFP recibieron 23 quejas y denuncias por diversas irregularidades relacionadas con García Luna.

 

La mayor cantidad de las denuncias ocurrió en el sexenio de Calderón, con 12 expedientes. Con Fox se recibieron nueve señalamientos, mientras que con Peña Nieto hubo solo dos, en 2013, por falta de atención en el cumplimiento de sus obligaciones.

Crecimiento patrimonial

En marzo de 2012, la SFP recibió la denuncia de un ciudadano, cuyo nombre fue tachado del expediente, donde se acusaba a García Luna de un crecimiento patrimonial significativo e injustificado.

El documento incluía información del Registro Público del Comercio de la Ciudad de México, así como información de las declaraciones patrimoniales de 2002 a 2011 del ex funcionario, en donde se podía ver la compra de viviendas y terrenos.

Interior de la residencia donde vivió García Luna. Foto: Realtor.com

Entre 2006 y 2008 compró tres propiedades a crédito y un terreno de contado, donde poco después construyó un inmueble de casi 20 millones de pesos, además de terminar de pagar una propiedad de 2.3 millones de pesos.

Según las declaraciones patrimoniales de 2001 a 2008, García Luna no tenía el salario ni los ahorros suficientes para comprar el terreno o hacer la costosa construcción. De hecho, en 2008 dijo estar endeudado.