Hoy, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se refirió en su rueda de prensa matutina a los hechos ocurrido ayer en Culiacán, Sinaloa.

Dijo que el gabinete de seguridad tomó la decisión de liberar al hijo de El Chapo Guzmán, Ovidio Guzmán López, ya que estaban en riesgo las vidas de muchos seres humanos. Y que él avaló dicha decisión:

Yo estuvo de acuerdo con eso. Porque no se trata de masacres, eso ya se terminó. No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas. Ellos tomaron esa decisión, y yo la respaldé.

Mencionó que fue un operativo para la cumplir una orden de aprehensión, pero que la reacción fue extremadamente violente:

Se trató de un operativo que llevó a cabo el ejército, a partir de una orden de aprehensión, de un presunto delincuente. Pero como ya lo expliqué, hubo una reacción muy violenta, y se ponía en riesgo la vida de mucha gente.

El Presidente Andrés Manuel afirmó que su función es proteger a los ciudadanos, y que la estrategia que se está llevando para evitar la violencia, es muy diferente a las anteriores:

Esta decisión se tomó para proteger a los ciudadanos, es que no se pude apagar el fuego con el fuego. Esa es la diferencia de esta estrategia con relación a lo que han hecho los anteriores gobiernos. Nosotros no queremos muertos, no queremos la guerra. Esto les cuesta trabajo entenderlo a muchos.