En 2018 se habrían desbloqueado, de forma ilegal, al menos 722 cuentas bancarias, de acuerdo con una denuncia hecha por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ante la Fiscalía General de la República (FGR) y ante la Secretaría de la Función Pública (SFP).

Según revelo Reforma este martes, autoridades federales habrían dado a conocer que seis meses antes de que terminara el sexenio de Enrique Peña Nieto, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) levantó el congelamiento a dichas cuentas.

Según la investigación, una parte importante de esos acuerdos -que actualmente investiga la SFP- fueron suscritos por Mauricio Moreno Balbuena, ex director General de Procesos Legales de la UIF.

Moreno Balbuena es hijo del ex magistrado del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, Mauricio Moreno Vargas.

Además, la información señala que luego de la denuncia ante la FGR y el Órgano Interno de Control (OIC) de Hacienda, dependiente de la SFP, son investigados cada uno de los oficios de desbloqueo y devolución de recursos a compañías y particulares, entre ellos los relacionados al narcotráfico.

La liberación de las cuentas habría ocurrido en junio de 2018, y serían recursos que, pese a que fueron bloqueados bajo sospecha de lavado, nunca fueron denunciados a la entonces Procuraduría General de la República.

Por otra parte, las cuentas de individuos y empresas fueron denunciados ante el Ministerio Público Federal, pero no se solicitó el aseguramiento de las mismas, una medida que era parte del proceso regular que solicitaba la UIF, indicaron funcionarios del actual Gobierno federal.

Los funcionarios no descartaron que las investigaciones se amplíen a otros ex funcionarios.

De enero de 2013 a enero de 2018, Alberto Bazbas Sacal dirigió la UIF y, desde su salida, la unidad quedó bajo la responsabilidad de un encargado.

Luego de que Bazbaz fuera nombrado director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, una parte importante de su equipo siguió laborando en la UIF, hasta el cierre del sexenio de Peña Nieto.