A pesar de estar a unos pocos meses de que termine su gobierno, Enrique Peña Nieto decidió adquirir al Pentágono de Estados Unidos un paquete bélico que incluye ocho misiles, equipo de lanzamiento y refacciones, con un precio aproximado de 41 millones de dólares, según anunció el gobierno de Donald Trump.

La Agencia de Defensa de Cooperación y Seguridad (DSCA, por sus siglas en inglés) del Pentágono, anunció mediante un comunicado de prensa que el Departamento de Estado de aquél país había aprobado la posible venta de seis misiles tácticos Evolved Seasparrow y dos misiles telemétricos Evolved Seasparrow.

Además, se detalla que el paquete incluye un sistema de lanzamiento vertical MK56 VLS, ocho contenedores cilíndricos MK30, ocho contenedores de embarque MK783, piezas para la reparación y repuesto, así como asistencia técnica, asesoría y soporte mecánico.

Enrique Peña Nieto. Foto: Especial

La agencia explica que fue el pasado 8 de agosto cuando entregó al Congreso federal de aquél país “la certificación de la posible venta” de los misiles a México. Además, considera que dicha venta “fortalecerá la política exterior y la seguridad nacional de Estados Unidos al ayudar a mejorar la seguridad y estrategia de un aliado regional”.

En el documento se expone que el gobierno mexicano planea usar el equipo, los artículos y servicios de defensa para “modernizar sus fuerzas armadas y para expandir su flota naval y marítima”, así como respaldar los requerimientos de seguridad nacional.

También se detalla que el Gobierno mexicano nunca había comprado este tipo de misiles, pero no tendrá dificultades para integrarlo al equipamiento de sus fuerzas armadas. De hecho, indica que estos serán usados en los buques de guerra Sigma Clase10514, con lo que se mejorará la capacidad de la Secretaría de Marina y Armada (Semar) mexicana y de sus navíos.

Este tipo de misiles forman parte de las fuerzas armadas de países como Estados Unidos, Australia, Canadá, Alemania, Japón, entre otros; pesan cerca de 280 kilos y miden 3.6 metros de largo, por lo que tienen un mediano alcance -de hasta 50 kilómetros- y son usados para la protección de buques y navíos en contra de ataques aéreos.

La adquisición ocurre en medio del Plan de Austeridad que anunció Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de nuestro país, quien ya realizó la cancelación de la compra de ocho helicópteros de combate MH60R a la empresa aeroespacial y militar estadounidense, Lockheed Martin, lo que tendría un costo de mil 200 millones de dólares.

Según información publicada por Reforma, entre 2013 y 2017 la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), adquirió 11 mil 669 fusiles y pistolas, mientras que en la administración de Felipe Calderón -la cual declaró abiertamente la guerra contra el narcotráfico-, se compraron mil 445, lo que significa el 12.4 por ciento de lo que se compró con Peña Nieto.

Enrique Peña Nieto con los titulares de la Sedena y la Marina. Foto: Especial

El gasto destinado a la compra de armamento creció considerablemente en el Gobierno actual, ya que, mientras con Calderón se destinaron 2.3 millones de dólares y 6 millones de euros, con Peña Nieto se han destinado 16.4 millones de dólares y 20.2 millones de euros.

Además, durante este sexenio también se aceleró la fabricación de los fusiles mexicanos FX-05, con el objetivo de “sustituir al pesado G-3 Heckler & Koch alemán y aligerar las operaciones de sus tropas”, según detalló el diario Reforma.