Por: Sergio Hernández Márquez (@sergio2hm)

2 de julio de 2018.- El próximo Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, brindó a los mexicanos un mensaje en el que llamó a la reconciliación del país, ofreciendo además una transición sin sobresaltos políticos y económicos.

Minutos después de que Enrique Peña Nieto diera un mensaje a la nación aceptando el triunfo de AMLO, el candidato ganador, de la Coalición Juntos Haremos Historia, dio un discurso mesurado que buscaba tranquilizar a quienes lo han venido cuestionando.

De entrada aseguró que en el próximo gobierno habrá libertad empresarial, de expresión y de creencias, “se garantizarán todas las libertades individuales y sociales y los derechos de la Constitución”.

Agregó que en materia de economía se a va a respetar la autonomía del Banco de México, además de ofrecer disciplina financiera y fiscal, reconociendo los compromisos con bancos y empresas nacionales y extranjeras.

Mencionó además que los contratos con particulares serán revisados para prevenir actos de corrupción o ilegalidad; “si se encuentran algo se irá a los tribunales, es decir, siempre nos conduciremos por la vía legal”.

Dijo también que no habrá confiscación o expropiación de bienes porque “la transformación consistirá básicamente en desterrar la corrupción de nuestro país…erradicar la corrupción y la impunidad será la misión principal del nuevo gobierno”.

Una de las menciones más significativas antes de irse al Zócalo de la Ciudad de México fue la advertencia de luchar contra la corrupción sin concesiones:

“sobre aviso no hay engaño, sea quien sea será castigado, incluyo a compañeros de lucha, a funcionarios a los amigos y a los familiares, un buen juez por su casa empieza”.

Andrés Manuel López Obrador subrayó que el Estado dejará de ser un comité al servicio de una minoría y representará a todos los mexicanos, a ricos y pobres.

“Atenderemos a todos pero daremos preferencia a los más humildes y a los olvidados, en especial a los pueblos indígenas de México…una frase que sintetiza mi pensamiento por el bien de todos primero los pobres”.

El tono de su discurso era sereno y sin aspavientos, sabiendo que sus interlocutores también eran los grandes actores económicos y políticos de México.

Reconoce respeto de Peña Nieto a campañas electorales

A pesar de tener diferencias políticas y evidentes visiones distantes de país entre ambos,  Andrés Manuel López Obrador quiso reconocer “el comportamiento respetuoso de Enrique Peña Nieto en este proceso electoral, muy diferente al trato que nos dieron los pasados titulares del Poder Ejecutivo”.

También hubo un mensaje a los medios de comunicación.

“Fue ejemplar la pluralidad y el profesionalismo de la prensa, la radio y la televisión; los medios de comunicación no fueron como en otras ocasiones, correas de transmisión para la guerra sucia…También mi gratitud para las benditas redes sociales”.

“Voy a gobernar con rectitud y justicia, no les fallaré, no voy a decepcionarles, no voy a traicionar al pueblo…tengo una ambición legítima, quiero pasar a la historia como un buen Presidente de México, deseo, anhelo con toda mi alma poner en alto la grandeza de nuestra patria, ayudar a construir una sociedad mejor y concebir la dicha y la felicidad de todos los mexicanos”.

Zócalo a reventar

De la sede de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador se trasladó al Zócalo de la Ciudad de México, el cual  estaba completamente lleno así como las calles que dan a esta plaza, el corazón político del país.

Ahí ondeaban muchas banderas de México, otras tantas de Morena, y la felicidad era evidente entre quienes ahí esperaban el mensaje del próximo Presidente de México, quien tomo el micrófono en medio de una algarabía pocas veces vista en este país.

Fue en ese lugar donde siguió con su discurso de conciliación, sobre todo con el Gobierno federal en turno, el de Enrique Peña Nieto, anunciando su reunión del próximo martes en Palacio Nacional.

“Vamos a trabajar también respetando la autoridad constituida; no vamos nosotros a faltarle al respeto a las actuales autoridades, vamos esperar nuestro tiempo y en este proceso de transición nos vamos a poner de acuerdo para que el país siga su marcha sin que haya crisis de ninguna índole, que la transición se de con armonía, de manera ordenada, pacífica, sin sobresaltos de ningún tipo”.

“Ya el día de hoy que hable con el Presidente Peña; le pedí un acuerdo para pasado mañana, el martes a las 11 de la mañana nos vamos a reunir aquí en Palacio Nacional para ponernos de acuerdo de como se van a llevar a cabo los cambios desde estos últimos meses del actual gobierno”.

La gente que estaba en el Zócalo comenzó a gritar “fuera Peña, fuera Peña”, mientras que Obrador buscaba seguir con su tono conciliador.

“Pero repito, vamos a actuar nosotros en forma respetuosa y la transición va a ser ordenada para que se mantenga la estabilidad económica y financiera, que no haya sobresaltos para que de esta manera podamos sacar adelante a nuestro país, a nuestro querido México”.

Andrés Manuel López Obrador, virtual ganador de la Presidencia de la República a su llegada al Zócalo de la Ciudad de México. Foto: Saúl López/Cuartoscuro

Equipo

Ante las cerca de 100 mil personas presentes en el Zócalo de la Ciudad de México, anunció que el equipo de la transición será integrado por Carlos Urzúa, el próximo secretario de Hacienda, además de Alfonso Romo, a quien Obrador escogió como su coordinador de la Oficina de Presidencia.

También estará en el equipo Héctor Vasconcelos, para atender los temas relacionados con asunto internacionales, mientras que en asuntos políticos internos y en esta etapa de transición estarán Olga Sánchez Cordero y Tatiana Clouthier.

Agregó que el encargado para los medios de comunicación será César Yañez.

“Vamos a estarles informando, pienso que julio, agosto, la mitad de septiembre lo vamos a dedicar para la elaboración del proyecto, para tener las acciones muy definidas que van a aplicarse”, comentó Obrador.

“De mediados de septiembre a mediados de diciembre voy a volver a hacer un a gira como Presidente Electo, porque no va haber divorcio… va a ser gobierno del pueblo con el pueblo y para el pueblo”.

Para finalizar el discurso del pletórico en el Zócalo, AMLO comentó: “No tengo más que decirles mas que abrazarlos mucho, decirles que amor con amor se paga… no les voy a fallar, vamos aplicar los tres principios básicos, no robar, no mentir y no traicionar al pueblo… Viva México”.

La multitud respondió con un estruendoso “viva”, para luego comenzar a gritar una y otra vez “presidente, presidente, presidente”.

A las 0:45 horas de este lunes llegó a su departamento donde lo esperaban sus vecinos, a quienes les dio un breve saludo, para terminar la jornada con un “sí se pudo”, por parte de ciudadanos que con emoción tenían a unos metros al mandatario que iniciará su periodo de Gobierno el próximo 1 de diciembre de este 2018.