El presidente electo Andrés Manuel López Obrador (AMLO) calificó este lunes la más reciente edición de la revista Proceso de “amarillista y sensacionalista”.

En particular ironizó sobre dos de las imágenes incorporadas por la publicación que a su juicio lo hacen ver “decrépito y chocheando”. Sin embargo, reivindicó su respeto a la libertad de expresión.

En un mensaje difundido a través de sus redes sociales, el tabasqueño, aludió sin invocar el nombre del semanario, a la “polémica” que desató la portada de la edición 2192 de la revista donde aparece su rostro con el antetítulo “AMLO se aísla” y el título “El fantasma del fracaso”, en la cual el periodista Álvaro Delgado, entrevista al jurista Diego Valadés.

“Una revista sacó una foto, no sólo la de la portada, sino también al interior, donde aparezco así, decrépito, chocheando, y el título de la portada, dice que estoy solo y que se avizora el fracaso. Muy sensacionalista, amarillista la revista, pero es normal… Así es la libertad, así es la democracia, es pluralidad, es libertad de expresión, no es pensamiento único y yo no aspiro a ser un dictador. Yo aspiro a representar una república democrática”, dijo el mandatario electo.

Portada de la revista Proceso que desató la molestia de AMLO.

La portada se ganó la crítica de muchos en redes sociales. Incluso de la esposa de López Obrador, Beatriz Gutiérrez Müller.

Sin embargo, el entrevistado, el ex ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Diego Valadés, pareció restarle fuerza a la afirmación de la portada de la histórica revista al afirmar este domingo en redes sociales:

“Mi entrevista a Proceso ha recibido mucha atención; lo agradezco. Mi posición es de apoyo a la Rectoría del Estado que anuncia el presidente electo y también de una reforma institucional que le dé un sustento necesario para su éxito. Deseo que el presidente y el país triunfen”.

El ex ministro señala en dicha entrevista, que, si López Obrador no tiene el apoyo y la participación total de su gabinete, así como de las y los legisladores de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) para separar el poder político del económico, está destinado a fracasar.

El Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, fue quien propuso terminar con la pensión a los ex Presidentes de México. Foto: Especial

No obstante, López Obrador dijo que los cambios han comenzado, y eso produce nerviosismo: “No es gatopardismo, no es más de lo mismo. Ya empezamos a cambiar cosas y esto produce nerviosismos, inquieta. Pero no va a suceder nada, no hay nada qué temer. El cambio va a ser ordenado, profundo pero pacífico. Vamos al cambio por el camino de la concordia”.

“Se dice que ya el primero de diciembre, esto les va a molestar mucho a los empresarios, que no va a ser mi toma de posesión sino mi primer Informe de Gobierno”, añadió.

Recordó además que el retiro de la pensión para los ex presidentes ya se aprobó en la Cámara de Diputados y nadie va a ganar más que el presidente. Dijo que él ganará un 60 por ciento menos que Enrique Peña Nieto.

“No van a haber compensaciones, no va a haber partidas para protocolo, para ceremonial; no voy a vivir en Los Pinos, que pasan al Parque de Chapultepec; no van a haber fueros, no van a haber privilegios. Se va a poder juzgar al presidente en funciones: me van a poder juzgar a mí como a cualquier ciudadano. No va a haber Estado Mayor Presidencial. Ya no van a estar en esa función los 8 mil elementos, que van a pasar a formar parte de la Secretaría de la Defensa; no va a haber Primera Dama: Beatriz se va a seguir dedicando a lo mismo; es una mujer con criterio y por eso también hay discrepancias”, continuó el mandatario electo.

AMLO y su esposa Beatriz Gutiérrez Müller. Foto: Especial.

La revista también difundió una declaración del presidente electo quien aseguró el domingo que quienes prevén que su Gobierno fracasará “están en su derecho de opinar”, y que, “les guste o no les guste”, eso no sucederá.

“Nada más que yo tengo un compromiso con el pueblo de México, que es el de sacar a nuestro querido México, a nuestro querido país, de la corrupción. Y lo voy a lograr, les guste o no les guste”, respondió el morenista al ser cuestionado en el aeropuerto de Villahermosa, Tabasco.

La escritora y esposa de López Obrador, Beatriz Gutiérrez Müller, también se pronunció al respecto. En su cuenta de Twitter atribuyó el pronóstico de Diego Valadés al “conservadurismo, de izquierda o de derecha”.

“Todavía no toma posesión y ya está «solo» y a punto del «fracaso». El conservadurismo, de izquierda o de derecha, nubla el juicio y da pie a conjeturas fantasiosas. Los extremos pueden tocarse y abrazarse. Bienvenida la pluralidad y el debate. Lo bueno es el desenmascaramiento”, escribió en su cuenta de Twitter Gutiérrez Müller.