Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 17 agosto, 2017

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Venezuela, la apuesta del PRI, PAN y PRD en contra de AMLO

Venezuela, la apuesta del PRI, PAN y PRD en contra de AMLO

Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)

Venezuela es la última “gran” apuesta del PRI, del PAN y del PRD para impedir que Andrés Manuel López Obrador llegue a la Presidencia de la República en 2018. Desean el derrumbe de esa nación, la violencia: una crisis mayor. Le apuestan a la mentira y a establecer como verdad una relación (claramente inventada e inexistente) entre Nicolás Maduro y Morena.

Y es que a los del PRI, a los del PAN y a los del PRD ya no les queda nada. Las encuestas que mandan a hacer les dicen que la ventaja de Andrés Manuel es enorme, y que ningún perfil (“independiente o en coaliciñon) lograr siquiera hacerle cosquillas al ex jefe de Gobierno del Distrito Federal. Están desesperados, y en su desesperación lo único que miran es Venezuela.

Su estrategia es simple: establecer la imagen de Venezuela como el futuro inminente de México si llegua Andrés Manuel López Obrador a la presidencia. En esa estrategia, la ignorancia y la desinformación son vitales. Por eso, tanto los del PRI como los del PAN y también los del PRD, magnifican la información que proviene de Venezuela. Que Maduro es malo. Que Maduro es un dictador. Que Maduro es un asesino. Que Maduro trae crisis económica, pobreza y matanzas. Que Maduro es autoritario. Que Maduro es dictador. Y especialmente, que Maduro es como Andrés Manuel.

La estrategia, como tal no es nueva. La echaron a andar en 2006, y en esa época, les funcionó. Maduro no era conocido. El malo era Hugo Chávez. Lo repitieron hasta el cansancio: AMLO es el Chávez mexicano; Chávez es malo; Chávez es dictador. Chávez es asesino. Chávez y AMLO son lo mismo. Venezuela y AMLO son aliados.

En realidad, a las élites políticas del PAN, el PRI y el PRD, Venezuela y su gente y lo que sucede allá les importa un comino. Lo que quieren es usar lo que allá sucede (y lo que no sucede también) para golpear a su enemigo, a Andrés Manuel López Obrador.

Pero esta vez, AMLO no se ha quedado callado, y ha actuado. Así se entiende la visita que hizo hace unos días a Chile y a Ecuador, donde visitó a presidentes que se alejan en sus formas y en sus idearios a los de Nicolás Maduro.

Andrés Manuel López Obrador con el presidente de Ecuador, Lenín Moreno Garcés.

Sí, la apuesta, quizás la última “gran” apuesta del PRI, PAN y PRD para impedir la llegada de AMLO a la presidencia se llama Venezuela. Y esa apuesta, parece ser, ya no tiene fuerza. Ya perdió el efecto negativo. Ya no les sirve. Por eso se desesperan más y más y más. Y es que, pongan a quien pongan, las cuentas no le salen: gana siempre AMLO. El México de hoy, de 2017, ya no es el mismo de 2006.

Les queda inventarse algo con el ex gobernador de Veracruz, el corrupto Javier Duarte. Pero esa probable apuesta también ya resulta muy inviable. Muy poco creíble. Están desesperados. Y así seguirán.

Enviar un comentario