Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 18 agosto, 2017

Scroll to top

Top

3 Comentarios

Pulgas o dragones: la crisis de Morena en Jalisco

Pulgas o dragones: la crisis de Morena en Jalisco

En la imagen superior un aspecto del templo en honor de las pulgas construido en California

Por: Alejandro Puerto (@appuerto92)

13 de julio de 2015.— Haríamos mal en suponer que las cosas van bien en Morena a juzgar únicamente por los triunfos obtenidos en el DF. No cabe duda que son relevantes y más que eso; nuestras victorias allá son ejemplo de dos tareas bien ejecutadas: por un lado el trabajo impecable de nuestros candidatos y por el otro el castigo de los ciudadanos al PRD por su participación en el Pacto por México. En medio de esto los capitalinos vieron en Morena una alternativa real de cambio para desmontar las prácticas corruptas del PRD y construir una sólida oposición al PRI.

El escenario no era sencillo pero tampoco muy complicado. Es más fácil distinguir al oponente cuando es gobierno y más si gobierna mal. Cosa más complicada, y que requiere más musculo intelectual, es buscar al oponente en medio de las sombras, escondido entre las cortinas y protegido por una retórica que le permite diferenciarse de nuestro enemigo común pero que sólo a través de la confusión podría creerse que está de nuestro lado.

En el DF la lucha fue difícil pero resumida: enfrentar las técnicas de acarreo y votación no legítima del partido gobernante y una que otra vez estar alerta ante los conatos de violencia física. Dentro de nuestra vergonzosa historia de elecciones podría considerarse normal con todo y su rupestrería. Y no lo digo por ofender, pero hace ya mucho tiempo que las formas en las que nos disputábamos el poder –aunque sin cambiar las reglas- han evolucionado y Jalisco puso el ejemplo en ello.

Aunque creados por el establishment neoliberal, tanto Movimiento Ciudadano y Pedro Kumamoto son dos fenómenos que de momento nos han sacado de la jugada, a las y los de Morena Jalisco, al presentar una opción con posibilidades de triunfo.

15424354668_509c4097bf_z

De ser un rencoroso converso, Enrique Alfaro y su empresa, MC, se perfilan ahora como la opción más viable a la gubernatura del estado a consecuencia de su triunfo sin precedentes en la zona metropolitana de Guadalajara. Su crecimiento a pasos agigantados se puede atribuir a muchas cuestiones, pero en una es la sustancial: hizo lo que los demás no hicimos. La emergencia y auge de las redes sociales y la comunicación se volvieron su punta de lanza para enfrentar a un partido con el que no tiene ninguna diferencia, pero del que no se dejó ver como igual.

Por otro lado, Kumamoto  fue más agradable para los electores, y no por casualidad; es tanto lo que los partidos han decepcionado a los electores que optaron por un candidato que se presentaba sin partido. Asumiendo el éxito rotundo de esta nueva figura podemos afirmar que crecerán quienes opten por la vía de las candidaturas independientes y se multiplicarán quienes quieran votarles.

Sin embargo, sostengo que a diferencia de Morena, que sí planta cara al régimen de privilegios emanado de este modelo económico y ante la crisis que enfrentamos, estos proyectos no representan más que un paliativo temporal. Empezando por MC vemos que hasta las entrañas es el poder de las finanzas el que le da fuerza. Mismo poder que creó este sistema de gobierno que típicamente conocemos como corrupción y que permite que sus dirigentes gobiernen aun sin competir en elecciones, como es el ejemplo de Pablo Lemus a través de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) o –en un país donde la desigualdad crece todos los días y los ricos cada día concentran más riqueza– en la gestión neoliberal de la crisis que permitió que las fortunas de los multimillonarios como Alfaro se multiplicaran en detrimento de las condiciones de vida del resto de la población (que somos mayoría).

Las candidaturas independientes, por otra parte, aunque seductoras, su afán de no partidizar las ha despolitizado. Y es que mientras politizar tiene que ver con evidenciar procesos complejos que cotidianamente son dirigidos por élites, darles sentido y ponerles nombre, despolitizar es una acción ideológica crucial. Si no buscamos qué hay a espaldas de los candidatos independientes nos perderemos la oportunidad de conocer grupos de poder con intereses propios.

Tal vez pronto veremos a élites políticas como Grupo Universidad (mismo que controla la Universidad de Guadalajara comandado por Raúl Padilla) utilizar las candidaturas independientes para colocar a sus cuadros en puestos públicos. No dudemos que en un futuro no lejano el presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios o algún otro siervo del padillismo se presente a elecciones como supuesto candidato “independiente”.

Esta es la coyuntura en que se encuentra Morena en Jalisco. Para bien o para mal, los fenómenos que menciono lograron hacer que la gente los siguiera. En número de electores Jalisco ocupa el cuarto lugar en el país. Lo que pueda aportar a la elección federal será determinante. En los próximos meses Morena renovará sus estructuras de dirigencia. Con un terreno de batalla tan intrincado y tan competido necesitará llenar todas sus zonas de incertidumbre con trabajo creativo. Difícilmente lograremos hacernos escuchar si intentamos subir al ring de la mano de la dirigencia que fracasó.  Se necesitan ojos que sepan ver las marcas de los nuevos tiempos, sin vicios y sin prejuicios.

Una dirigencia atractiva, sin comparación con las anteriores, podría agitar las aguas. Al fin y al cabo de eso se trata: de agitar las aguas para movilizar en nuestro favor a los votantes no decididos. En el movimiento hay muchas personas capaces de sacar a flote un barco que parece hundido. Sembremos pulgas para cosechar dragones.

8660288666_e280b2c6b3_z

Comentarios

  1. Saludos.
    No sé si Alafaro sea multimillonario. Sé que en 2006 estuvo con nosotros (los que conformamos el movimiento que a la larga habría de convertirse en Morena) en la lucha contra la imposición de Felipe Caderón. También sé que con nosotros ganó la presidencia municipal de Tlajomulco y que su gestión fue buena, llevando a cabo políticas sociales a la manera de López Obrador.También sé que en el 2012, participando de nuestro lado contendió por la gobernatura de Jalisco… Después no sé por qué, Alfaro y otros compañeros decidieron apartarse de nosotros y centrar sus trabajo con el Movimiento Ciudadano, que a nivel nacional,desde 2006 había estado con nosotros.
    Independientemente de lo que pensemos y de lo que sea Alfaro como persona, él encabezó una corriente que en las más recientes elecciones apabulló al PRI en la zona metropolita de Guadalajara (a la que llamo Guadapopantonapaquemulco).
    Creo que una operación política magistral hubiera podido (y debido) hacer que Alfaro y otros dirigentes permanecieran con nosotros y así los votos que en Jalisco fueron para MC hubieran sido para Morena. Creer es muy fácil, sé que esa operación política pudo haberse por dos motivos:
    1. Morena en su primera participación electoral estaba impedido de hacer alianzas, y
    2. MC contaba con mayores recursos económicos para apoyar a sus candidatos.
    Supongo que una buena cantidad de los votos obtenidos por MC, fueron de simpatizantes e incluso militantes de Morena, que vergozosamente perdió su registro en Jalisco.
    Espero que para el 2018, la dirigencia de Morena Jalisco que sustituya a la actual, que por supuesto debe ser sustituida, así como la dirigencia nacional sean capaz de recobrar para nuestra causa, no digamos al alfarismo (aunque no veo porque excluirlo), sino primordialmente a quienes votaron por ese muy interesante fenómeno social y político.
    Gracias.

  2. DONDE DICE:
    Creer es muy fácil, sé que esa operación política pudo haberse por dos motivos:
    DEBE DECIR:
    Creer es muy fácil, sé que esa operación política pudo no haberse realizado por dos motivos:

    Gracias.

  3. Mi estimado Alex, un gusto que hagas esos ejercicios, nos permite la reflexión y abrir un fraternal debate. Felicidades

    No voy a cuestionar todos tus comentarios sobre MC, me referiré solo a los dos últimos párrafos de tu escrito:

    1.-No lo llamaría fracaso, porque hay que considerar que se partió de cero…si, quizá muchos López obradoristas, pero muy pocos activistas para la construcción de un partido, adicional a lo anterior, sin recursos…sin estructura….la tarea fue construir todo y en un tiempo limitado….con la visión que se tiene de los partidos si no hay dinero la gente no puede o no quiere trabajar

    2.-El barco no esta hundido, esta dividido y esto gracias a las personas que privilegian las percepciones pecuniarias a la construcción solida del partido….

    En cuanto llegaron los recursos salieron los interesados en los privilegios económicos….y ellos si le pegaron de patadas al pesebre y no tu, querido amigo con estos comentarios….motivo de reflexión adicional sería en primer lugar la auto crítica…¿que hicimos cada uno de nosotros?…¿cuáles fueron nuestros resultados de construcción?…¿cuantas firmas conseguimos?….¿cuantas afiliaciones?…¿cuantos comités de base?….¿cuantos comités municipales recomendamos o construimos…¿Cuáles fueron sus resultados?….por citar tu caso, ¿Cuáles fueron tus resultados en el grullo?….en esa auto critica de nuestro trabajo está el punto de partida para enderezar el rumbo….el peligro esta en que gente “de izquierda” con exclusivamente crítica, sin auto crítica y con actitudes priistas se adueñen del partido porque entonces si corremos el riesgo que se hunda el barco….y no, en lo personal no veo “muchas” personas de sacar a flote el barco que parece hundido”….pero si tu crees que hay muchos nombres dame tres y lo cometamos…recibe un cordial saludo

Enviar un comentario