Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 24 febrero, 2018

Scroll to top

Top

Sin comentarios

¿El PRI se animará a cambiar a Meade?

¿El PRI se animará a cambiar a Meade?

Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)

4 de febrero de 2018. En el PRI, las alarmas están encendidas y ya hay voces que son verdaderamente de pánico: José Antonio Meade no levanta nadita. Por más dinero que le han invertido a su precampaña, el ex secretario de hacienda no sube en las encuestas.

Los bien pagados estrategas en materia de marketing del PRI sabían desde antes de iniciar la precampaña que no sería fácil y es que el efecto negativo de la gestión de Enrique Peña Nieto es contundente. Peor que Peña, pocos. Entendían que tenían que “aminorar” el “negativo” de la “marca” PRI (así le llaman “los estrategas de marketing” a los partidos políticos). Y lo trataron de hacer: presentaron a José Antonio Meade como el candidato del PRI que no venía del PRI.

La estrategia, pensaron, era perfecta.

Fracasaron.

Cuando vieron que presentar a alguien que “no es del PRI” como candidato del PRI no era una buena idea, decidieron echar a andar los “positivos” de José Antonio Meade: la experiencia. Un hombre que ha laborado tanto para el PRI como para el PAN, que ha estado en cinco secretarías como titular, que ha tenido un montón de cargos y que “sí sabe” hacer las cosas…

Los estrategas (muy bien pagados) del PRI, pensaron que con eso Meade se iría a las nubes en las encuestas: un hombre con tan buen currículum, pensaron los cerebros de marketing del tricolor, debe ser presidente…

Sin embargo, les falló algo: Meade ha sido parte de la alta burocracia en dos sexenios que significan, por decirlo simple y de forma contundente, desastre para el país. Decir que él tiene experiencia porque ha estado en doce años de inutilidad administrativa no fue, y lo comprobaron los estrategas del PRI, una “buena idea”.

La situación se complicaba: los estrategas del PRI observaron cómo, buena parte del voto anti López Obrador (que cada vez es menos), en lugar de permanecer con el tricolor, se fue yendo lentamente hacia Ricardo Anaya y la coalición contra natura que lo arropa, la formada por PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano.

Así pues, desesperados, los bien pagados estrategas del PRI decidieron cambiar radicalmente de postura: hacer de Meade el hombre que puede conciliar a todas las posturas políticas y que, echado para adelante, puede sacar a México del desastre en que se encuentra…

Sí, a esos estrategas tan bien pagados se les ocurrió es: poner a Meade a hablar, frente a una cámara, de conciliar a los de izquierdas y de derechas, y decir que ya no ataquen a AMLO ni que digan nada malo de Anaya, porque los mexicanos somos buenos y vamos hacia delante…

La estrategia no les funcionó. Y echarla a andar mostró más que ideas “frescas”, una enorme desesperación de los muy bien remunerados estrategas del PRI.

Así pues, esos estrategas ahora piensan en otras “ideas” que puedan hacer brillar a Meade con luz propia…

Ante los fracasos de los muy pero muy bien pagados estrategas de marketing del tricolor, ante las encuestas y ante la situación que cada vez se ve más y más sombría, en la cúpula del PRI surgió la disyuntiva: ¿debemos cambiar de candidato? Para unos, la decisión sería muy peligrosa, y arguyen, puede significar desde ya una derrota en las próximas elecciones.

Sin embargo, existe un grupo que quiere a un candidato del partido que pueda tener más arrastre con la gente que simpatiza con el PRI y que ponga cara ruda para poder hacerle frente a Andrés Manuel López Obrador.

La decisión no se ha tomado. Mientras, Meade espera nuevas ideas de los estrategas (muy bien pagados) en materia de markteing…

Enviar un comentario