Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 14 noviembre, 2017

Scroll to top

Top

2 Comentarios

Peña Nieto se queda, el gabinete se va. ¿Quién se apunta? |DESFILADERO

Peña Nieto se queda, el gabinete se va. ¿Quién se apunta? |DESFILADERO

Por: Jaime Avilés (@Desfiladero132)

17 de septiembre de 2016.-¿Polemón es ya tan influyente que Ricardo Raphael publicó un artículo que retoma mi propuesta de mantener a Peña en su cargo y cambiar a su gabinete? No creo que el citado opinócrata lea el semanario mensual que sale todos los días a veces. Me parece más lógico creer que diversas cabezas están pensando en lo mismo. El camión del sexenio se descompuso dos años antes de llegar a la terminal. ¿Qué hacemos?

Eduardo Galeano se llevó una profecía incumplida: “a Fernando Collor de Melo la televisión lo hizo presidente de Brasil y cuando dejó de ser útil lo destruyó. A Peña Nieto la televisión lo inventó y cuando ya no le sirva lo va a tirar al tacho”. Cito de memoria y entrecomillo con alevosía. Quizá, desde que Carlos Marín regañó al titular del Ejecutivo por echarse a los pies de Trump, los dueños de todo ordenaron que la televisión empezara a deshacerse de su monigote en turno.

La tarde y la noche del viernes hubo manifestaciones populares, que reunieron a decenas de miles en distintas ciudades del país. ¿Su consigna? #RenunciaYa. En el Paseo de la Reforma vi desfilar otra vez la alegría carnavalesca, el bullicio, la ilusión, la esperanza en los ojos de los jóvenes que pedían la caída de “EPN (El Pendejo Nacional)”.

Manifestación en Guadalajara para exigir la renuncia de Peña Nieto. Foto: César Huerta

Manifestación en Guadalajara para exigir la renuncia de Peña Nieto. Foto: César Huerta

Para Televisa, fueron mil 500. Para Mancera (que está peleado con Peña) fueron 4 mil. Como periodista que siempre ha usado la fórmula clásica de contar el total de pies y dividir la cifra entre dos, los marchantes capitalinos fueron más de 10 mil y menos de 100 mil. Por su parte, en Guadalajara no cantaron mal las rancheras. Hubo también protestas en Nuevo León, en Morelos, en Oaxaca, en Chiapas, en el Edomex y otros puntos. Fue, estoy seguro, una gran catarsis, un desahogo y un alivio. Pero nada más.

No estamos al borde de la quiebra económica, como en 1995, cuando Zedillo reconoció que no tenía con qué cubrir los réditos que los jubilados estadunidenses habían invertido en México. La cantidad frisaba los 10 mil millones de dólares. Las bolsas de los valores en todo el mundo se tambaleaban a causa del Efecto Tequila. Para tranquilizarlas, Clinton anunció un crédito de 50 mil millones de dólares a México, y luego sólo nos prestó 10 mil para que sus jubilados, los 40 millones de gringos jubilados que habían comprado bonos del gobierno de México (y esperaban ansiosamente sus rendimientos anuales), no cayeran en bancarrota.

Ernesto Zedillo y Bill Clinton.

Ernesto Zedillo y Bill Clinton.

Zedillo depositó en un juzgado de Nueva York los contratos que garantizaban las ventas (y las ganancias) del petróleo mexicano a futuro, durante los próximos 15 años. Al final de su primer gobierno, y en busca de la reelección, Clinton vendió nuestra deuda a otros países, y Zedillo rescató los títulos petroleros sólo tres años después de haberlos empeñado. Hoy no tenemos petróleo. Pero tampoco estamos, económicamente hablando, en 1995. Estamos, tal vez, en 1994.

Consumada la elección de Zedillo en agosto de 1994, Porfirio-Salinas aprovechó que el dólar estaba a 3.50 y promovió una venta demencial de dólares baratos, a tal punto que el sustituto de Colosio fue a rogarle que devaluara nuestra pobre moneda, porque se estaban acabando las reservas del Banco de México y no habría cómo pagar los réditos de los viejitos gringos. Don Porfirio se negó.

Luis Donaldo Colosio, Ernesto Zedillo, Carlos Salinas y Manuel Camacho Solis en 1993. Foto: Fernando Castillo/Micphotopress

Luis Donaldo Colosio, Ernesto Zedillo, Carlos Salinas y Manuel Camacho Solis en 1993. Foto: Fernando Castillo/Micphotopress

Con el pretexto de la llamada “segunda ofensiva militar del EZLN”, en diciembre de 1994″, apenas 19 días después de convertirse en presidente, Zedillo devaluó el peso. De 3.50 cayó a 7. Era demasiado tarde. Sobrevino lo que ya sabemos: el Efecto Tequila, el Fobaproa, un millón de empleos perdidos, quiebra de incontables empresas, cifra récord en suicidios con cordón de persiana o saltos al paso del metro, por falta de dinero para matarse con medicinas o con una pistola.

¿Hoy es demasiado tarde? ¿Cuánto queda en las reservas de dólares del Banco de México? Si cada cual busca su propia respuesta a esta pregunta, tendrá motivos, muy suyos, para tranquilizarse o perder la cabeza. Yo no hago predicciones económicas, ni le engordo el caldo a nadie. En cambio, imagino otro gabinete presidencial, coordinado por quien el movimiento popular proponga como titular de la Secretaría de Gobernación del actual “presidente”. Una especie de primer ministro, o de primera ministra, con proyecto de emergencia y capacidad operativa, para la especie de rey de vinilo que es Peña Nieto. ¿Quién se apunta?

Comentarios

  1. JOSE LUIS ANGUIANO

    MORENA SOLO ES EL APOYO,,,PERO EL VERDADEREO CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE MEXICO ES CARMEN ARISTEGUI…..

  2. JULIO LAVALLEY PEDRAZA

    PERO EL REPORTAJE ES DE SEPTIEMBRE 2016, NO ES ACTUAL CON LA SITUACION IMPERANTE EN ESTOS MOMENTOS, ASÍ QUE DECIR.

Enviar un comentario