Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 23 marzo, 2017

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Maiakovski: ahorcarse en un baño no es un método para un gigante suicida

Maiakovski: ahorcarse en un baño no es un método para un gigante suicida

Por: Luis Rivera Márquez* (@Solicroo)

La poesía es un arma cargada de futuro.
Gabriel Celaya

Maiakovski no podría morir de otra manera. Ahorcarse en un baño no es un método para un gigante suicida de 1.92m. Lo fue para el poeta campesino Serguéi Yesenin en 1925, alcohólico, amado y odiado por Vladimir el gigante, quien lloró por su muerte y fue quizá motivado al suicidio por la misma pasión autodestructiva de su contemporáneo.

De tal manera que un 14 de abril de 1930 Vladimir descarga el arma contra su pecho, azorado por sus propios alcances de futuro: desplazado del amor imposible de su Lily y su Osip Brik (que es sin duda uno de los triángulos amorosos más recordados del mundo literario); incomprendido por un pueblo indiferente al futurismo; rechazado por la sociedad artística soviética o víctima de su propio idilio.

Maiakovski representaba la vanguardia, que si bien en un principio durante la última etapa del zarismo y el triunfo de la revolución de Lenin fue la nueva voz de la poesía rusa, con libros como La flauta vertebral o La nube en pantalones, resultó inútil durante el ascenso de Stalin, una poesía nada rentable para una sociedad pragmática en vías de un comunismo voraz.

Su poesía, alejada de una cultura popular como la literatura de Máximo Gorki, quien representaba el canon, fue en una última etapa relegada, mal vista por ser inaccesible para las masas y muchas veces ridiculizada por la sociedad intelectual bolchevique, interesada más por conservar un estatuto dentro del régimen y agradar a un líder brutal que decidía lo que se publicaba, aún cuando Maiakovski nunca dejaría de ser la voz oficial de la literatura del régimen. El respeto que su obra y su personaje habían sembrado desde su juventud le valían lo suficiente como para no ser reemplazado por ninguna voz poética, ni siquiera la de Boris Pasternak. A fin de cuentas, el futuro hablaría por sí mismo.

Maiakowski.

Maiakowski.

*

El disparo en el pecho es un método simbólico, premeditado, cargado de una alta emotividad y dramatismo. Simbólico porque representa el abandono efectivo de un delirio utópico o de una enfermedad del alma por medio de una acción rápida, impactante, destructiva y dolorosa. El calibre de la bala es importante, así como el pulso del suicida debe cerciorarse de dar justo en el corazón. Sí la bala da en los ventrículos, posiblemente la víctima sobrevive unos minutos, siendo consciente de su agonía. Si la bala afecta las ramificaciones nerviosas, se produce la muerte por asistolia en un par de segundos. Si la bala daña las aurículas, donde está el nódulo sinusal, la muerte es instantánea.

Marina Tsvetáyeva.

Marina Tsvetáyeva.

*

Marina Tsvetáyeva, poeta rusa, quien fuera censurada por el régimen bolchevique, después de haber vivido una vida de miseria en el exilio, regresó a Rusia para ahorcarse en 1941 después de que su esposo fuera asesinado por el régimen bolchevique.

Morir en esta vida no es nuevo / pero vivir tampoco es nuevo. Esto fue lo que escribió con su propia sangre el poeta campesino Serguéi Yesenin, después de cortarse las venas y antes de ahorcarse de la araña del hotel Anglaterre en Leningrado, cinco años antes del suicidio de Maiakovski.

El 18 de octubre del 2013, Andréi Shiryaev se suicidó en Ecuador, siendo el último personaje en entrar al club ruso de los poetas suicidas. Escribió por Facebook su última carta: “Me tengo que ir. Mi último libro ya está escrito, su manuscrito está en buenas manos…”.

El poeta Serguéi Yesenin.

El poeta Serguéi Yesenin.

*

Así que ahí está el cadáver de Vladimir Maiakovski una mañana de la primavera de 1930 recostado en una tina, con el corazón caduco, el cuerpo tendido fuera de la tina, un tanto cómico a causa del tamaño de las piernas. En la sala de baño todavía flota el humo del arma, el olor a pólvora. Hace un instante, la última amante del poeta oye el disparo, se apresura, llega tarde a la escena donde se encuentra un cuerpo de 1.92m sin vida, una mancha roja del lado izquierdo de la camisa. Un método perfecto para un poeta de un 1.92m.

*

“A todos”

De mi muerte, no se culpe a nadie, y por favor, sin comentarios.
Al difunto le molestaban enormemente.
Mamá, hermanas, camaradas, perdonadme, -no es un método-
(no se lo aconsejo a nadie), pero no tengo otra salida.
Lila, ámame.
Camarada Gobierno: mi familia se compone de Lila Brick, mamá,
mis hermanas y Verónica Vitóldovna Polónskaia¹.
Si les haces la vida soportable, gracias.
Envíen los versos sin terminar a los Brick. Ellos sabrán descifrarlos.
Como se dice,
el “incidente” ha terminado,
“la barca del amor,
se estrelló contra la vida cotidiana”:
Estoy a mano con la vida,
y es inútil recordar,
dolores,
desgracias,
y ofensas recíprocas.
Sigan felices.
Vladimir Maiakovski
12-4-1930

Carta de Maiakovski del 12 de abril de 1930, dos días antes de morir

*Luis Rivera Márquez es un joven poeta y gastrónomo jalisciense. Su primera obra,Inhumar, aborda el tema de la muerte en la familia con una gran variedad de recursos expresivos y rítmicos.

Enviar un comentario