Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 22 junio, 2017

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Los claroscuros de la FIL Guadalajara

Los claroscuros de la FIL Guadalajara

Por: Redacción (@revistapolemon)

30 de noviembre de 2015. La vigésima novena edición de la Feria Internacional del Libro de la ciudad de Guadalajara (FIL) inició el pasado sábado. Son nueve días de intensas actividades en la capital de Jalisco: presentaciones de libros, coloquios académicos y periodísticos, encuentros de escritores y de personas relacionadas con el mundo editorial.

La FIL es considerada la feria del libro más importante de América Latina y una de las más concurridas del orbe. Miles de personas recorren los pasillos de la Expo Guadalajara (sede de la feria), y cada año las cifras aumentan. Siempre hay un país invitado (o una comunidad). Este año el elegido fue el Reino Unido.

Parecería que todo cuanto se pueda decir de la FIL es positivo. Y que Guadalajara es una especie de ciudad “suertudota” por tener a este magno evento. Sin embargo, hay cosas que no son tan buenas. Y que en realidad perjudican a esta urbe.

La FIL concentra la mayor actividad cultural de la ciudad, y se celebrar en tan sólo nueve días. Todos los demás días del año, la ciudad está como vacía. Todo se concentra en la FIL, y es complicado que haya actividades literarias fuera de las fechas en que ésta se celebra. Los escritores nacionales o internacionales siempre desean venir “los días de FIL”, pues se les asegura, además de contacto con otros escritores, medios de comunicación y admiradores que los traten como “rockstars”.

Habrá que agregar a este singular proceso otro: la FIL es apoyada por la Universidad de Guadalajara, institución que destina una parte de sus recursos económicos a este magno evento. Esto provoca que, la máxima casa de estudios de Jalisco, se vean mermada por la FIL. Así pues, en la universidad que patrocina la FIL se pueden encontrar salones desvencijados, edificios en pésimas condiciones, y a profesores a los cuales se les pagan sueldos míseros.

Así pues, podríamos decir que la FIL es un evento de relumbrón. A la ciudad de Guadalajara, y a sus habitantes, en realidad, les deja poco. Eso sí, la FIL posibilita que escritores de varios países viajen a Guadalajara en primera clase, coman muy bien, paseen muy rico, y todo con recursos públicos,  en detrimento, claro está, de todos los estudiantes y profesores de la Universidad de Guadalajara.

Polemón está en Fondeadora

Hemos iniciado una campaña utópica en Fondeadora para colectar fondos y así rescatar dos libros de nuestro director, el periodista Jaime Avilés.

Conviértete en nuestro fondeador y llévate magnificas recompensas.‪#‎PolemónEstáEnFondeadora‬

Conoce nuestro proyecto: “La rebelión de los manicomios”.

Visita www.fondeadora.mx/projects/rebelion-en-los-manicomios

Enviar un comentario