Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 20 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Un comentario

López Obrador, quien marca la agenda y obsesiona a la derecha

López Obrador, quien marca la agenda y obsesiona a la derecha

Por: Rodolfo Camacho (@Lobointhedesert)

La derecha mexicana no ha dejado de mostrar su profundo vacío en los últimos tiempos. Sus principales personajes políticos de cara a las elecciones de 2018 van de un escándalo a otro por corrupción e ineptitud. Ante esa falta de capacidad, la derecha no tiene otra alternativa más que acudir, con más intensidad que nunca, al viejo y gastado discurso contra López Obrador.

AMLO y Morena le están marcando cotidianamente la agenda a la derecha, que no atina a hacer, ante su propio agotamiento, otra cosa que atacarlos.

El episodio más reciente se expresó en la elección de Claudia Sheinbaum como coordinadora de Organización de Morena en la Ciudad de México, lo que la pone en el camino de asumir la candidatura a Jefa de Gobierno en las elecciones de 2018.

El método escogido para resolver este proceso interno, una encuesta, es el pretexto más reciente de la derecha para atacar a AMLO y mostrar así su vacío existencial en lo que se refiere a contar con discurso y propuesta propios.

Andrés Manuel López Obrador y Claudia Sheinbaum durante un mitin de Morena. Foto: Especial

Por el lado del PAN, el caso de Ricardo Anaya y su reciente escándalo de enriquecimiento familiar paralelo al ascenso de su brevísima carrera política, muestran la profunda descomposición de ese partido, que solo atinó, en doce años de desgobierno, a hundir a México en un abismo de violencia, muerte y desaparecidos, aunado a una enorme corrupción que compite al tú por tú con la del PRI en estos años de neoporfiriato.

Según un reportaje de El Universal, a partir del primer cargo de Anaya como servidor público, la fortuna de su familia política pasó de cuatro a diecisiete empresas y de seis inmuebles con valor de 21.9 millones de pesos, a 33, con un valor de 308 millones de pesos. Estamos hablando de un crecimiento, en un lapso de apenas 14 años, solo en propiedades, de 1304 por ciento (El Universal, 23 de agosto).

Ricardo Anaya, dirigente del PAN. Foto: Especial

De Rafael Moreno Valle se dio a conocer en estos días su relación con “El Cachetes”, un personaje dueño de gasolineras y detenido por liderar a huachicoleros en Puebla, es decir, vinculado al robo de combustible en oleoductos que se disparó dramáticamente durante el periodo de gobierno de Moreno Valle en esa entidad (Sin embargo, 23 de agosto).

Margarita Zavala, finalmente, atrapada en el sexenio de muerte de su esposo Felipe Calderón, no atina a ofrecer otra cosa, en esa difícil relación que tiene con el lenguaje para expresarse con claridad y coherencia, que una reedición de esos años de catástrofe humanitaria (“La seguridad no se resuelve con buenas intenciones”, escribió en Twitter; vaya usted a saber qué quiso decir).

Felipe Calderón y Margarita Zavala. Foto: Especial

El PRI, lo sabemos todos, va tropezando, casi semanalmente, de un escándalo de corrupción a otro en medio del más catastrófico de sus sexenios. El caso de estos días, que involucra millonarias inversiones en Luxemburgo que omitió mencionar en su declaración patrimonial como funcionario, es el de Emilio Lozoya, a quien se vincula con ese hoyo negro latinoamericano que es la empresa Odebrecht (Proceso, 27 de agosto).

Por el flanco del PRD, tenemos la ineptitud de Miguel Ángel Mancera, ocupado en frivolidades como renovar la plancha del Zócalo capitalino, las corruptelas de Graco Ramírez, los fracasos de sus gobiernos aliancistas, la escandalosa propiedad de un condominio de lujo en Miami por parte de Alejandra Barrales y el espectáculo servil de tribus como Galileos, que lo mismo apoyan a personajes siniestros como Miguel Ángel Yunes, que le organizan foros a otro tipo siniestro como Manlio Fabio Beltrones. No hay, tampoco, nada que ofrecer ahí más que continuar con la inercia de ineptitud y decadencia atroces en las que vivimos.

Manlio Fabio Beltrones, ex líder nacional del PRI, y Fernando Belauzarán, durante el foro “Diálogos Galileos”.

¿Qué propuesta política puede haber en el PRI, el PAN y el PRD que no sea la del más de lo mismo que ha azotado a México del año 2000 a la fecha?, ¿de qué va a hablar la derecha en México si no es en contra de López Obrador y MORENA, que constituyen la única amenaza que les puede parar la fiesta?

Se trata de toda una orquesta en la que participan políticos, periodistas e intelectuales, modosos a la hora de criticar al régimen dominante y sus partidos, pero puntillosos siempre cuando se trata de López Obrador.

“Con un método opaco en tiempos de transparencia #Morena y AMLO designaron a una buena candidata @Claudiashein para la jefatura de la #CDMX”, tuiteó el periodista Javier Solórzano ¿De qué “tiempos de transparencia” está hablando Solórzano?, ¿del que se expresa en los casos de corrupción del PRI, el PAN y el PRD que aquí he mencionado?



“Dedito mata encuesta #FaltabaMás”, nos dice el panista Javier Lozano, secretario del Trabajo que sin consulta alguna dejó a decenas de miles de mexicanos en el desempleo durante su autoritaria gestión de los años de Calderón.

“La encuestadora DEDITOvsky (AMLO) dijo que era @Claudiashein la ungida para competir por CDMX. Falta lo que decida la gente en 9 meses”, dice Jesús Zambrano, que encabezó a la fracción perredista en la Cámara de Diputados en 2012, cuando el PRD, sin consultar a sus bases, se sumó al Pacto con el PRI y aprobó las reformas de Peña Nieto bajo el liderazgo de Beltrones.

Jesús Zambrano y Enrique Peña Nieto. Foto: Proceso

Quien aclaró las cosas y puso los puntos sobre las íes fue el presidente del PRI, Enrique Ochoa: ante los reclamos de Ricardo Anaya por las denuncias sobre el súbito enriquecimiento de su familia, afirmó que “en el tricolor están más ocupados en sacar adelante al país y detener a Andrés Manuel López Obrador” (Revolución 3.0, 27 de agosto).

No habiendo más de dónde colgarse, la derecha se agarra ahora de una encuesta.

No importa el método que Morena haya utilizado para definir a su coordinadora de organización en la Ciudad de México. Ese no es el punto. Podría haberse usado cualquier otro mecanismo y sus lamentos serían los mismos. El punto es el vacio que los caracteriza. La derecha denuncia caudillismo pero, como en el mundo copernicano, no hace más que girar, sin iniciativa, en torno de López Obrador.

Políticos del PRI, PAN y el PRD, en la firma del Pacto por México en 2012. Foto: Especial

Sin propuesta, sin alternativa al abismo que ellos mismos crearon, PRI, PAN y PRD están en una parálisis. No pueden dirigir su mirada hacia sí mismos, pues están vacíos. El pasado inmediato y el presente son su mayor condena.

De ahí viene su incapacidad para plantear un proyecto hacia el futuro más allá del continuismo.

En esa circunstancia, su única salida es colgarse de López Obrador, que está marcándoles la agenda y tiene la iniciativa gracias a su histórica y permanente oposición a todo lo que esos partidos representan y que tanto daño le ha hecho a la mayoría de los mexicanos.

AMLO durante la firma del Pacto de Unidad en la Ciudad de México. Foto: Especial

López Obrador no sólo es para la sociedad la única oposición al más de lo mismo del PRI, PAN y PRD y sus personajes, sino que, además, ha mostrado su capacidad para darle forma a una alternativa de auténtico cambio, como lo muestra su libro “2018: La salida. Decadencia y renacimiento de México” (Planeta, 2017) y del que me ocuparé aquí en Polemón en un artículo próximo.

Seguramente a quienes conforman la orquesta en contra de AMLO les duele más de lo que están dispuestos a admitir el ascenso cada vez mayor de Morena como alternativa electoral, pero hoy por hoy es AMLO en torno a quien giran sus obsesiones, sus miedos y sus mitos. Aunque les pese, es López Obrador quien tiene la iniciativa.

Nada dicen, en cambio, del país herido que ha dejado el neoliberalismo que abanderan y sus propios gobiernos. Ahí están los resultados que todos vemos. Nada pueden decir: saben que a partir de su pasado y su presente, no hay futuro posible.

Comentarios

  1. Gabriela Elvira Morales

    Por mucho, la mejor opción para el 2006, el 2012 y 2018 es AMLO.
    si fuera como dicen: “todos son iguales” no le harían guerra sucia.

Enviar un comentario