Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 22 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Guerrero: unidad o muerte

Guerrero: unidad o muerte

Por: Jaime Avilés (@desfiladero132)

26 de febrero 2015.- Peña Nieto no da una. Su estrategia para aniquilar a los maestros rebeldes que siguen luchando contra la reforma educativa no avanza. Al contrario. La pavorosa represión que la Policía Federal desató el martes en Acapulco lo reitera. Desgraciadamente, poca gente sabe es en qué consiste esa estrategia. Si usted, o usted, o incluso usted, quiere conocerla, pase al siguiente párrafo…

Emilio Chuayffet Chemor, hoy secretario de Educación, uno de los mayores responsables de la matanza de Acteal (Chiapas, diciembre de 1997), a finales del año pasado ordenó que los maestros de primaria opositores a la reforma de la OCDE dejaran de cobrar su sueldo. Esto ha sucedido implacablemente. ¿Para qué giró tan desalmada indicación? Para doblegarlos por hambre y comprarlos con los dineros de la campaña “México sin hambre”, que administra la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Bernalga.

¿Como trabaja este perverso mecanismo? Hay una estrecha colaboración entre Gregorio Ortega Martínez, gobernador interino de Guerrero, el asesino Chuayffet y la romántica Chayito. Al servicio de ellos, el secretario de Educación local, el perredista Salvador Martínez della Rocca, alias El Pino, se encarga de negociar con los dirigentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) para ofrecerles dinero, dividirlos y desmovilizarlos.

Cuando alguien, en esa vasta marea de líderes sindicales, se deja tentar, el que les paga es el ex comunista, ex perredista, ex funcionario del GDF y brazo derecho de Rosario Robles, Ramón Sosamontes Herreramoro. Pero ante los hechos más recientes, esta pandilla no ha comprado a nadie y por eso la lucha continúa a la alza.

Rosario Robles. Foto: Facebook

Rosario Robles. Foto: Facebook

Todos los sujetos arriba mencionados, con excepción de Chuayffet, formaron equipo cuando Robles fue jefa interina del GDF y luego presidenta del PRD y simultánemente “novia” del corruptor y narcotraficante argentino, Carlos Ahumada, a través del cual Salinas de Gortari, Diego Fernández de Cevallos y Televisa conspiraron para sacar a AMLO de las elecciones de 2006, sin salirse con la suya.

Ahora, ese equipo se ha reunificado para aplastar la insurgencia cívica de los maestros de Guerrero. Después de todo, los hombres del Peña Nieto (él sería incapaz) han restaurado el Pacto por México para concederle dos gubernaturas al PRD a cambio de su apoyo incondicional en la Cámara de Diputados en los próximos tres años.

Esas gubernaturas son las de Guerrero y Michoacán; el PRI no las quiere porque son papas ardientes. En ambas entidades, sus candidatos serán de cuarta, para que en Michoacán gane Silvano Aureoles Conejo, autor entre otras de esta frase digna del mármol de un baño público: necesitamos saber quién está filtrando la información sobre las casas de Peña Nieto, que tanto daño le ha causado al país. ¿Así o más “opositor” el futuro secretario particular de la Tuta?

Al mismo tiempo, en Guerrero, el PRI ayudará a ganar a Beatriz Mojica, la candidata del PRD. Otro de los grandes ineptos del gabinete de Peña, el hidalguense Miguel Ángel Osorio, secretario de Gobernachong, está haciendo amarres para que el Partido Nueva Alianza, de Elba Esther Gordillo, aporte a la candidatura de la señora Mojica los votos charros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), sumados a los que por debajo del agua entregarán los priístas.

AMLO 2

En otras palabras, PRI, PRD y Panal darán la batalla juntos en Guerrero, para hacer frente común contra Morena y su joven candidato, Pablo Amílcar Sandoval, hijo y nieto de extraordinarios luchadores sociales que escribieron su propia leyenda en aquellas tierras. Lo escalofriante es que el bloque oficialista irá también contra los maestros rebeldes, las policías comunitarias, los opositores a la presa de La Parota y la explotación de minas de oro megatóxicas, y los familiares de miles y miles de desaparecidos más.

El primero de los retos que Morena tiene allá es obvio: convencer a los movimientos sociales para caminar unidos hacia el proceso del 7 de junio. Los maestros de la Ceteg, los estudiantes de Ayotzinapa, los comunitarios, los ambientalistas, todos coinciden en que no sólo no van a votar sino que harán hasta lo imposible para impedir las elecciones. Su ilusión es que Guerrero se quede sin autoridades constitucionales y a la orilla del abismo, para lo que venga después. Pero si lo logran, ¿qué vendría después?

Si consiguen que Guerrero no tenga un nuevo gobierno, ni un Congreso local, ni presidentes en algunos municipios, el Congreso de la Unión designará por dedazo a otro interino para que cumpla dos funciones: restablecer el orden a sangre y fuego, con balas de grueso calibre, y convocar a nuevas elecciones dentro de un año.

Existen grandes posibilidades de que ese interino sea un general de mano durísima y llegue con órdenes y ganas de reprimir así como Felipe Calderón y Genaro García Luna bañaron en sangre a la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, después de las elecciones de 2006.

Funeral del maestro Claudio Castillo Peña, el maestro de la CETEG asesinado hace unos días en un enfrentamiento con la Policía Federal. Foto: Internet

Funeral del maestro Claudio Castillo Peña, el maestro de la CETEG asesinado hace unos días en un enfrentamiento con la Policía Federal. Foto: Internet

Una represión desaforada y asesina, como la de antenoche en Acapulco, no ayudaría en nada al avance de la agenda social, que tiene entre sus objetivos más urgentes liberar a los luchadores sociales que están en las cárceles de Guerrero, encerrados injustamente como presos políticos. Este debe ser el punto de partida para el diálogo entre Amílcar y los movimientos ciudadanos.

Anteayer, durante un encuentro privado con intelectuales en Iguala, Amílcar adelantó que la agenda de las organizaciones sociales será su programa de gobierno. Entre los miembros de su equipo, uno recordó que para descubrir la auténtica verdad de lo que pasó con los 43 normalistas, la alianza de los movimientos con Morena puede abrir las puertas secretas del poder en donde está la información que secuestró Murillo Karam para encubrir a los autores intelectuales y materiales de la matanza del 26 de septiembre.

Si el PRD conserva la gubernatura de Guerrero, seguirá protegiendo a esos asesinos, y de todos modos, después las votaciones, llevará a cabo, junto con Peña, un baño de sangre contra todos los movimientos populares que están en pie de lucha. Sin embargo, quedan tres meses para que el diálogo entre los buenos de esta película de terror se inicie, camine y fructifique.

Desfiladero en su nueva época sale martes y jueves a las ocho de la noche y los sábados en la mañana. Para leerlo sigan en tuiter la cuenta @Desfiladero132 por si ocupan.

Enviar un comentario