Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 11 diciembre, 2017

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Sobre amnistía, un país en paz y cínicos que nunca cambiarán

Sobre amnistía, un país en paz y cínicos que nunca cambiarán

Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)

4 de diciembre de 2017. El problema del narcotráfico en México es muy complejo, verdaderamente complejo. No es “una guerra” entre “buenos” y “malos”. No, el problema del narcotráfico tiene que ver con economía, con pobreza, con violencia, con negocios, con corrupción, con lavado de dinero, con desmantelamiento del campo mexicano y con un largo etcétera.

Desde la llegada de Felipe Calderón, e incluso antes, desde Vicente Fox, el narcotráfico se vio como un problema de “policías” y “asesinos”, de “gente que hace bien” y “gente que hace mal”. Esto conllevó al planteamiento de una estrategia verdaderamente errática que ha dejado al país en una situación delicada: de muerte, de desaparecidos, de gente sin familia, de niños sin padres, de padres sin hijos…

Han sido ya 11 años de “guerra”. Y como en toda guerra, ésta no se termina con la declaración del “cese” de las hostilidades (que en este caso, ni siquiera se ha dado), sino que se precisa acciones para erradicar todo lo malo que dejan los conflictos armados. Las consecuencias de las “guerras” no se acaban con firmas o declaraciones, sino con estrategias y analizando políticas que abonen a lograr verdaderamente una paz.

Andrés Manuel López Obrador ha sido uno de los únicos políticos mexicanos que ha planteado mirar los problemas del narcotráfico y de la violencia no como procesos simples, sino complejos, y también ha planteado analizar todas las posibilidades para que en México ya no haya guerra, sino que llegue, después de tanta sangre, la paz.

Andrés Manuel López Obrador. Foto: Especial

Al mencionar la “amnistía”, cientos de medios alineados con el gobierno federal y también actores políticos anti-López Obrador, pusieron el grito en el cielo y aprovecharon la oportunidad para “bajarle” puntos al tabasqueño en las encuestas. Sí, lo hicieron con fines electorales. A estos actores supuestamente “críticos” de AMLO, el país, la discusión sobre una nación mejor, sin sangre, sin dolor y sin matazón, les importa poco. Les vale.

Pensemos: ¿qué significaría amnistía? Un campesino que, ante un montón de carencias, en lugar de sembrar frijol o maíz (que lo vende a precios irrisorios en nuestro actual sistema económico), decide sembrar mariguana o amapola, ¿debe estar en la cárcel decenas de años y ser considerado un narco peligrosísimo? ¿No podría este campesino, que no ha matado a nadie, tener una amnistía y entrar de nueva cuenta al cultivo de maíz y frijol en condiciones más justas, consolidando el campo mexicano y haciendo del país un lugar digno para vivir?

El planteamiento de analizar la amnistía, en diálogo con víctimas de la violencia del narco, es sin duda una oportunidad para cambiar el país que tenemos, al país al que nos han llevado. Y es importante que se discuta, porque solamente comenzando a discutirlo podemos pensar en superar esta etapa de sangre a la cual nos han llevado panistas, priístas y sus aliados.

Los ataques hacia AMLO por plantear desde ya el análisis de mecanismos para lograr la paz en el país, además de poco éticos, evidencian y describen los intereses de esos que se dicen “respetar” el estado de derecho pero que en realidad son unos cínicos a los cuales solamente les importa mantener sus privilegios y no perder ni un ápice de poder.

Enviar un comentario